Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 5 de junio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La ilusión se disipa

La ilusión se disipa
Actualizado 31 marzo 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


No nos gusta mucho la palabra desilusión. Normalmente pensamos en ella como algo negativo, algo peyorativo, y no como algo que nos hace un favor. Y sin embargo la desilusión es positiva, significa disipar una ilusión y las ilusiones, a menos que las necesitemos como un tónico temporal, no son buenas para nosotros. Nos alejan de la verdad, de la realidad.

Hay muchos, muchos negativos en el coronavirus actual que está causando estragos mortales en todo el planeta. Pero hay uno positivo: Contra toda forma de resistencia que podamos reunir, está disipando la ilusión de que tenemos el control de nuestras vidas y que, por nuestros propios esfuerzos, podemos hacernos invulnerables. Esa lección nos ha llegado sin invitación. Este virus imprevisto e inoportuno nos está enseñando que, sin importar nuestra sofisticación, inteligencia, riqueza, salud o estatus, todos somos vulnerables, estamos a merced de mil contingencias sobre las que tenemos poco control. Ninguna cantidad de negación cambiará eso.

Concedido, en un nivel de nuestra conciencia siempre somos conscientes de nuestra vulnerabilidad. Pero a veces, después de haber caminado por una cornisa peligrosa durante mucho tiempo, olvidamos el peligro y ya no somos conscientes de la estrechez de la tabla sobre la que caminamos. Entonces también nuestro sentido de nuestra vulnerabilidad a cien millones de peligros es, como nuestro sentido de la mortalidad, normalmente bastante abstracto y no muy real. Todos sabemos que, como todos los demás, vamos a morir algún día; pero normalmente esto no pesa mucho en nuestra conciencia. En cambio, vivimos con la sensación de que no vamos a morir todavía. Nuestras propias muertes no son realmente reales para nosotros. No son todavía una amenaza inminente, sino sólo una realidad distante y abstracta.

Generalmente, también es así la vaguedad de nuestro sentido de vulnerabilidad. Sí, sabemos en abstracto que somos vulnerables, pero generalmente nos sentimos bastante seguros. Pero a medida que este virus se propaga, consume nuestros noticieros, y hace que nuestra vida normal se detenga, nuestro sentido de vulnerabilidad ya no es una vaga y abstracta amenaza. Ahora somos mucho más conscientes de que todos vivimos a merced de un millón de contingencias, la mayoría de las cuales tenemos poco control.

Sin embargo, para nuestra defensa, nuestro sentido innato de que tenemos el control y podemos salvaguardar nuestra propia seguridad no debería ser juzgado con demasiada dureza. No podemos evitarlo. Es la forma en que estamos construidos. Estamos instintivamente orientados a odiar nuestras debilidades, nuestra vulnerabilidad, nuestras limitaciones, y nuestra conciencia de nuestra propia pobreza y estamos instintivamente orientados a querer sentirnos seguros, en control, independientes, invulnerables y autosuficientes. Eso es una misericordia de la gracia y la naturaleza porque nos ayuda a salvarnos del desánimo y nos ayuda a vivir con un orgullo (necesario) saludable. Pero también es una ilusión; tal vez una que necesitamos durante largos períodos de nuestras vidas, pero también una que en momentos de claridad y lucidez estamos destinados a disipar para reconocer ante Dios y ante nosotros mismos que somos interdependientes, no autosuficientes y que en última instancia no tenemos control. Cualquier otra cosa sobre este virus, nos está trayendo un momento de claridad y lucidez, incluso si esto está lejos de ser bienvenido.

Se nos dio la misma lección, en efecto, con el derribo de las Torres Gemelas en la ciudad de Nueva York el 11 de septiembre de 2001. Al presenciar este único incidente trágico pasamos de sentirnos seguros e invulnerables a saber que no somos capaces, a pesar de todo lo que hemos logrado, de garantizar nuestra propia seguridad y la de nuestros seres queridos. Mucha gente volvió a aprender el significado de la oración ese día. Muchos de nosotros estamos reaprendiendo el significado de la oración mientras estamos en cuarentena en casa durante este coronavirus.

Richard Rohr sugiere que el paso de la infancia a la edad adulta requiere una iniciación en un número de verdades necesarias de la vida. Una de ellas se puede resumir de esta manera: ¡No estás en control! Si eso es cierto, y lo es, entonces este coronavirus está ayudando a iniciarnos a todos en una adultez más madura. Nos estamos volviendo más conscientes de una importante verdad. Sin embargo, puede que no veamos ninguna intención divina en esto. Cada voz fundamentalista que sugiere que Dios nos envió este virus a cada uno de nosotros como una lección está peligrosamente equivocada y es un insulto a la verdadera fe. Aún así necesitamos escuchar la voz de Dios dentro de ella. Dios está hablando todo el tiempo pero la mayoría de las veces no estamos escuchando; este tipo de cosas ayudan a servir como micrófono de Dios a un mundo sordo.

Las ilusiones no son fáciles de disipar, y por buenas razones.  Nos aferramos a ellas por instinto y generalmente las necesitamos para pasar por la vida. Por esta razón, Sócrates, en su sabiduría, escribió una vez que "no hay nada que requiera un tratamiento tan suave como la eliminación de una ilusión". Cualquier otra cosa que no sea la suavidad sólo nos hace más resistentes.

Este coronavirus es cualquier cosa menos suave. Pero dentro de toda su dureza quizás podamos sentir un suave empujón que nos ayude a disipar la ilusión de que tenemos el control.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Algunos consejos sobre la oración que me compartió un viejo maestro
El Síndrome del Ermitaño
Un camino hacia el amor
Santo Tomás de Aquino: "Familia como útero espiritual"
Amigos fieles
Laudato Si´, una encíclica para mirar hacia el futuro después de la pandemia
Christopher Dawson, un discípulo de Beda y Newman
El control ejercido por China sobre la OMS empeoró la epidemia
La familia de san Juan Pablo II
¿Las Misas virtuales son reales?

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
JUNIO 2020

Algunos consejos sobre la oración que me compartió un viejo maestro
MAYO 2020

Amigos fieles

Dejando la paz como nuestro regalo de despedida

Ver posts de otros meses

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El atleta español Manuel Ramírez relata cómo fue que vivió por años sin rumbo: "Lucifer me tenía esclavizado"
2 Cientos de sacerdotes y médicos ya han fallecido sirviendo a pacientes Covid 19. En Chile el cura Pablo asumió el riesgo
3 Coronavirus y el laboratorio de Wuhan: el PCCh miente y aquí está la evidencia
4 Dejando la paz como nuestro regalo de despedida
5 El prójimo y la Humanidad
6 La Ideología de Género al servicio del Anticristo
7 13 de mayo: Rogativa a la Virgen de Fátima por el fin de la pandemia. El 14, jornada mundial de ayuno y oración
8 El Papa Francisco reflexiona sobre "el oficio" del Espíritu Santo
9 ¿Puede un médico muerto curar a través de una médium?
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |