Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 15 de julio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La muerte: tabú destapado por el coronavirus

La muerte: tabú destapado por el coronavirus
Actualizado 4 mayo 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
María Esther Gómez de Pedro   


Las consecuencias del fenómeno mundial del Covid-19 no son únicamente sanitarias o políticas, también las hay de muy diversos tipos. Entre ellos los “redescubrimientos” que esta situación nos permite realizar, relacionados en muchos casos con actitudes o decisiones vitales. Pues bien, uno de ellos, considerado como tabú, es la reflexión acerca de la muerte. A pesar de que sabemos que es algo que sucede y que nos tiene que llegar algún día, es tabú, quizás por el ritmo de vida o la “seguridad” de los avances de la ciencia, que nos hacen creer que nunca fuera a tocarnos. A esto añado que esto no sólo pasa en ámbitos no creyentes, sino, de manera llamativa, entre personas creyentes.

Otro tabú: considerar la ciencia como algo todopoderoso y que permite controlar todo, sin riesgos que nos hagan percibir nuestra fragilidad y finitud. Pero, sin embargo, sus límites se han hecho patentes a su vez como manifestación de la vulnerabilidad y debilidad del ser humano, de que no podemos controlarlo todo, porque no somos dioses. Pero esa sensación de control y de autosuficiencia se desploma ante la pandemia, que nos recuerda que no es así. Un pequeño virus transforma estrategias, políticas y condiciones de vida y, más aún, las pone en riesgo. Y volvemos a la muerte.

Podemos plantearnos como pregunta filosófica el por qué de esta realidad, que responde a nuestra condición de seres contingentes, no absolutos. Por eso la reflexión filosófica puede ayudarnos a sacar lecciones de la muerte para la vida. Pero no todas las miradas filosóficas ante la muerte nos dan las mismas respuestas. Por eso desestimo aquí dos posturas: la desesperanza existencialista del que cree que estamos condenados a la muerte y que la vida es un absurdo sin sentido, como planteaba Sartre; y la de los hedonistas que viven de acuerdo a la máxima de “comamos y bebamos, que mañana moriremos”.

Propongo, en cambio, una filosofía realista, que es consciente de que la vida es un don recibido como regalo y a la vez como tarea, no para vivirla egoístamente sino para desplegarla desde la opción de fondo del amor. Amor máximamente posible cuando se sabe amado por Dios de tal manera que ha venido hasta nosotros, se ha quedado y camina a nuestro lado hacia la meta, y nos capacita para amar en la medida en que somos sus “amigos” –“Amigos fuertes de Dios” es menester, decía Santa Teresa de Ávila, y no sólo en su tiempo. Una vida que no se estrella contra la nada de la muerte, sino que la atraviesa como una puerta que abre otro estado, el que se despliega ante un alma inmortal, espiritual y creada por Dios a su imagen y semejanza. Una filosofía que recuerda que nuestra alma racional es inmortal, porque no muere al morir el cuerpo, y que aspira a la felicidad perfecta y absoluta que, aunque sólo la atisba en esta vida, no sólo da alas a la esperanza trascendente sino también nos impulsa a trabajar con empeño aquí por el bien propio y por el común.

Si además esta filosofía se deja iluminar por el conocimiento de la fe revelada en Cristo Jesús, entonces puede contar con la confianza en la promesa de la vida eternizada por el amor de Dios a través de Jesucristo, que ha vencido la muerte. Los ecos pascuales siguen resonando en este tiempo en que celebramos el triunfo de Cristo, que es adelanto del nuestro. Y si existe una vida inmortal que alimentamos ya de alguna forma con nuestras decisiones, gestos y actos temporales, entonces, es una vida con sentido y con un significado más allá de lo inmediato y transitorio, que tanto nos suele preocupar. La trascendencia que abre esta vida inmortal permite dar a las ocupaciones inmediatas su verdadero peso: es como vivir con los pies en la tierra, pero mirando más allá, hacia lo alto. Qué luminosa me parece la reflexión del Aquinate comentando el Evangelio de los lirios, que les comparto: “El Señor no prohibió en el Evangelio el trabajo sino la excesiva preocupación de la mente por las cosas necesarias para la vida: Y lo prueba así: porque si la divina providencia sustenta a las aves y los lirios, que son de naturaleza inferior y no pueden trabajar en aquellas obras con las que los hombres se procuran alimento, mucho más proveerá a los hombres, que son de naturaleza más digna y fueron dotados por Él del poder de procurarse el sustento por sus propios trabajos” (Santo Tómas de Aquino, Suma contra Gentiles, cap. 135).
 
Repensar esto, me invita a examinar mi actitud ante las preocupaciones de la vida -que no se agotan con las actuales generadas por el coronavirus-: si confío en Dios como buen Padre providente o en realidad pongo mi confianza última en los medios humanos, necesarios pero en ningún caso absolutos ni salvadores; cómo afronto las dificultades que salen durante mi peregrinación: con fe y esperanza o con desesperación, y así más preguntas. Pues uno de los testimonios que, me parece, debemos dar como creyentes en estos momentos, es precisamente el de la confianza en la Providencia de Dios, que nunca nos deja de la mano y que transforma todo, como dice san Pablo, en un bien para los que le aman; es decir, potenciar las virtudes teologales de fe, esperanza y caridad como el mejor aporte que podemos entregar frente a la vivencia actual de inseguridad, miedo y fragilidad.
 
Por eso, la experiencia del coronavirus ayuda a sacar lecciones de la muerte para la vida, redescubriendo algo que nos une como seres humanos: el sentido de la vida y de la muerte.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
¿Resiliencia o fortaleza? Respuesta adaptada al desafío actual
La nueva normalidad del corazón
La moral del Diablo
Un magisterio para la paz y contra la hipocresía
Evangelizar y reforzar la conciencia de ser pueblo de Dios, liberar el mundo, sanar la Tierra, conquistar el espacio (I)
Estatuas
Cuando el Evangelio resulta difícil
Olvidaron lo fundamental
La perenne normalidad eucarística
Feminismos contrapuestos

RSS
María Esther Gómez de Pedro es miembro de la Cruzada de Santa María en Chile. Licenciada en Filosofía, profesora de secundaria y Doctora en Filosofía por la Universidad de Barcelona, España. Directora Nacional de Formación e Identidad - UST
ARCHIVO
JULIO 2020

¿Resiliencia o fortaleza? Respuesta adaptada al desafío actual
JUNIO 2020

Santo Tomás de Aquino: "Familia como útero espiritual"

Ver posts de otros meses

MAYO 2020 (1 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Se exponen a violentos ataques del demonio quienes usan el exorcismo de León XIII sin estar facultados por la Iglesia
2 El dióxido de cloro o MMS: sustancia peligrosa con la que han intentado engañar incluso al Papa Francisco
3 ¿Resiliencia o fortaleza? Respuesta adaptada al desafío actual
4 Confirman veracidad del milagro que sanó a una niña tucumana por mediación de fraile franciscano
5 El Espíritu Santo salvó la vida de Ema. "Le pedimos que soplara vida en ella", cuentan sus padres
6 La moral del Diablo
7 La nueva normalidad del corazón
8 Catequesis del Papa sobre la oración: "Moisés nos insta a rezar con el mismo ardor que Jesús"
9 Hombres que agradecen a Dios verse libres del yugo gay
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |