Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 15 de julio de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La vida digna y la intervención de los católicos en la política

La vida digna y la intervención de los católicos en la política
Actualizado 13 mayo 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Josep Miró i Ardévol   
 

¿Quién discute que todos nosotros sin excepciones tenemos derecho a una vida y que, por tanto, este es un deber colectivo? La respuesta es que prácticamente nadie. Siendo así, los católicos tenemos una especial responsabilidad. Pero ¿cómo vamos a afrontarla sin actuar agrupados políticamente en este logro de la dignidad de la vida?

Construir una vida digna para todos no agota todos los fines políticos, pero constituye la condición necesaria de toda política, la columna vertebral de todo proyecto de vida en común.

Pero la cuestión cambia cuando bajamos del abstracto cosmopolita a lo real y concreto. Entonces el significado de la dignidad de la vida presenta numerosas deficiencias.

Afirmar una vida digna significa la necesidad de que esta se realice, y esto significa nacer. La negación al nacimiento del ser humano engendrado es impedir que tal vida se realice. La vida desde el momento en que se forma constituye una continuidad en la que la dotación biológica del ser contenida en su ADN, el genotipo, interactúa con el entorno. Un proceso que empieza en el vientre de la propia madre y que de manera ininterrumpida da lugar a diferencias extraordinarias, es el fenotipo.

Una sociedad humanista debe garantizar el nacimiento del ser humano concebido y la disponibilidad de las condiciones materiales y sociales que nuestra sociedad puede otorgar a todos para su realización a lo largo de la vida, También debe garantizar una muerte digna, es decir, siguiendo el proceso natural de la extinción, evitando el sufrimiento, el abandono y la soledad.

A lo largo de todo este proceso, la vida digna solo existe si el ser humano concebido, nacido, desarrollado y que finalmente muere obtiene el reconocimiento y el respeto de su entono, empezando por la familia y por el conjunto de toda la sociedad. Atentar contra este reconocimiento y este respeto es una acción muy grave que ninguna libertad justifica. Porque la libertad tiene como límite el daño contra los demás y contra uno mismo. Una vida digna excluye la muerte provocada y rechaza la falsa opción entre eutanasia y sufrimiento, porque el fin de una sociedad humana no es matar al que sufre, sino procurar la supresión o paliación de aquel sufrimiento.

Una vida digna significa también, y entre otras cosas, que la pobreza como grupo social desaparezca, y que toda persona disponga de lo básico, un lugar donde vivir, alimentación y vestido, educación y sanidad, atención a los dependientes en razón de sus necesidades, como razona MacIntyre, y condiciones dignas también para la vejez. Significa una especial atención a la infancia y juventud, para evitar que la condición de pobreza de los padres se enquiste en unas condiciones insuperables de desigualdad en los hijos.

Todo esto, la vida digna, es un deber cristiano. Y ahora que alguien diga que este deber es posible cumplirlo sin actuar agrupados. Porque no se trata de principios generales, sino de aplicaciones en las condiciones concretas de nuestra sociedad y política.

Y agruparnos en torno a objetivos que surgen con claridad de la opción cristiana no significa construir un partido político. Puede ser una respuesta, pero ni mucho menos es la única para intervenir políticamente. Porque esta práctica no se agota en el canal de la democracia de representación que esta es la de los partidos. Es más, esta vive una intensa crisis en España porque la inmensa mayoría de las personas no se sienten bien representadas. Y esto es así porque nuestra democracia se ha degradado en partidocracia, hasta el extremo de que el hecho de votar significa muy poco porque se asemeja a un cheque en blanco a gentes que ni conocemos, ni después tendrán ninguna relación con nosotros.

Pero hay otra vía, inédita para los católicos, que ha reportado grandes resultados a otras formaciones. Se trata de la práctica de la democracia participativa, que puede matar dos pájaros de un tiro: regenerar la política representativa desde fuera de ella e impulsar la concepción cristiana, empezando por el logro de la vida digna, en las instituciones políticas.

Los católicos ya no debemos debatir más sobre si hay que participar en política agrupados, sino en cómo vamos a hacerlo
 

Fuente: Forum Libertas


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Muerte digna
El niño, en la época alrededor de la Primera Comunión
La actualidad de un sermón anglicano
Renovación moral de nuestra sociedad
Se Necesitan - Particulares Tipos de Santos
Populismo, aborto y democracia
Oremos por nuestros gobernantes
Un día glorioso: entre el reclinatorio y el confesionario
¿El celibato en riesgo?
¡Los santos tienen algo para todos!

RSS
Josep Miró i Ardévol, es presidente de la comunidad cívica E-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (2 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (1 artículos)

MARZO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

DICIEMBRE 2016 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (3 artículos)

JUNIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (2 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 La Virgen de Chiquinquirá salvó la vocación sacerdotal de fray Carlos Alzate, actual rector de su Santuario
2 El islam es una amenaza. Así lo percibe la mayoría de los alemanes según revela un estudio recién publicado
3 Sociólogo José Pérez Adán constata fenómeno mundial: "Nunca antes en la historia tanta gente iba a ver a la Virgen"
4 La cruz, con ´Medalla de San Benito´, escudo y arma centenaria de los exorcistas
5 Renovación moral de nuestra sociedad
6 Muerte digna
7 El niño, en la época alrededor de la Primera Comunión
8 ¿Quién es la misteriosa "dama de azul" que ha llevado al bautismo a una joven de 15 años?
9 La Carmelita, Reina y Madre de la Fe
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |