Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 26 de septiembre de 2018
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La vida sin verdad

La vida sin verdad
Actualizado 14 abril 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


Vivimos una época caótica y tenebrosa que se caracteriza por un culto desaforado a la mentira.


Escribía Ortega que «la vida, sin verdad, no es vivible»; prueba inequívoca de que jamás asistió a uno de esos congresos o bacanales de aplausos que los partidos políticos organizan cada fin de semana, donde vemos que todos viven sin verdad tan pichis. También escribía Ortega que «la verdad es lo único que esencialmente necesita el hombre, su única necesidad incondicional». Tendremos, entonces, que concluir que estos congresistas de fin de semana no pertenecen al género humano, sino que son máquinas antropomorfas, programadas para aplaudir y jalear la mentira.
 
Me ha impresionado mucho el espectáculo grimoso que ha ofrecido uno de estos congresos de fin de semana, en el que todos los asistentes arropaban con ardor las mentiras de la masteresa (Antonio Burgos dixit) Cifuentes, con su birlibirloque de notas, sus firmitas falsificadas, sus tesinillas de tócame Roque, todo un repertorio de apaños que provoca alipori y almorranas en el alma. Nadie en su sano juicio puede tragarse mentiras tan rocambolescas y desmelenadas que amenazan con sepultar bajo su escombrera a la universidad que las amparó. ¿Cuántos congresistas que este fin de semana aplaudían frenéticos a la masteresa Cifuentes no habrán disfrutado de cambalaches académicos similares? Sobrecoge pensar cuántos políticos habrán utilizado las universidades españolas como felpudos de su vanidad insaciable, como limpiabotas de su currículum lleno de cazcarrias, como avalistas de sus tesis doctorales refritadas.
 
Vivimos una época caótica y tenebrosa que se caracteriza por un culto desaforado a la mentira, a veces manejada con hipocresía, a veces con cinismo y desparpajo. Hay épocas caracterizadas por la idolatría del dinero, o de la concupiscencia, o del odio contra Dios y el hombre; pero el culto a la mentira abarca todas esas idolatrías, a la vez que las sublima y perfecciona. Todos los vicios y prevaricaciones, todos los crímenes y desafueros, buscan la complicidad de la mentira. Y cuando la mentira impera e impone sus reglas, cuando logra convertirse en norma y rutina de vida, el mundo se convierte en una lastimosa jaula de locos, en la que puede más quien más miente. A la masteresa Cifuentes se la veía empoderadísima este fin de semana, mientras la aplaudían a rabiar todos los congresistas de su partido.
 
Siempre resulta descorazonador el espectáculo del hombre que ha renunciado a la verdad. Sin embargo, quien se aleja de la verdad en contra de su voluntad, por engaño o ignorancia, merece nuestra piedad. ¿Qué decir, en cambio, de quien se abraza voluntariamente a la mentira, a sabiendas de que lo es, como han hecho esos congresistas de fin de semana? Tal vez en su adhesión a la mentira hubiese una angustia de saberse perdidos; la misma angustia que embargaba a Sansón cuando derribó las columnas del templo. Pero todavía Sansón, al suicidarse, sepultó consigo a los malvados filisteos. En cambio, ¿qué propósito guiaba a estos congresistas que aplaudían a la masteresa? Al lodazal de la mentira sólo pueden acompañarlos los fanáticos y los ciegos; o, todavía peor, las gentes que gustan de refocilarse en el cieno. ¿Será que entienden que somos así una mayoría «suficiente» de españoles?
 
En esta idolatría de la mentira hay una desesperación de pobres diablos. Piensan que, mintiendo por oficio, podrán vender su alma a cambio de mantenerse en el machito. Están tan muertos que ni siquiera advierten que ya están churruscándose en el infierno del descalabro electoral. Están tan muertos que ni siquiera advierten que lo único que podría resucitarlos es la verdad.


Fuente: ABC.es



 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
El desafío de Francisco a la mafia
Jóvenes, Sínodo y desafío de las minorías creativas
Una gran lección para hoy de la Virgen María
Celular, al sillón de los acusados
Crisis y Esperanza: el horror de los abusos en la Iglesia
José Kentenich, un instrumento en manos de María
Torres Gemelas: ¿vencidos por el odio?
Arriesgarse a perder
Preparando nuestra muerte ... ¡la vida es tan corta!
¿Superará la Iglesia esta crisis actual?

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

El don de la comunión trinitaria

El don de la comunión trinitaria

Relatos de un peregrino ruso

Relatos de un peregrino ruso

LO MÁS LEÍDO
1 Crisis y Esperanza: el horror de los abusos en la Iglesia
2 El Papa confirma que ha sido su decisión un Acuerdo con China y reitera que "el diálogo es el camino"
3 Científico reconoce veracidad de los estigmas en Padre Pío
4 Pablo: Mi vocación de sacerdote se la debo a San Juan Pablo II
5 Un desconocido y sagrado lugar conserva desde los primeros tiempos del cristianismo la devoción del Rosario
6 Los Testigos de Jehová violentaron su dignidad y tras muchas calamidades testimonia: "Dios me sanó"
7 Una gran lección para hoy de la Virgen María
8 Creía que esa secta de yoga era un paraíso y el gurú la inició en el "sexo tántrico" a los 15 años
9 Un adicto a la coca y heroína relata que alcanzó "paz y libertad" rezando al Santísimo Sacramento
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |