Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 4 de agosto de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Las sorpresas de Dios

Las sorpresas de Dios
Actualizado 27 abril 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Antonio R. Rubio Plo   


A muchos cristianos les pesan las contrariedades y los imprevistos de la vida. Les pesan, lógicamente, situaciones como las que se viven en la prolongada cuarentena de una pandemia. En general, solemos ponernos muy nerviosos, aunque sea solo por el hecho de que a lo largo del día las cosas no han salido como se esperaban. Se nos está olvidando que el cristianismo es la religión de las sorpresas, tal y como acostumbra a decir el papa Francisco. No es una religión fatalista, en la que todo está determinado y solo puede suceder de una determinada manera. Dios es providente, sabe mejor que nosotros lo que nos conviene, y de vez en cuando se mete en la rutina de nuestras vidas y las transforma. No es una novedad. Pasaba en el Antiguo Testamento y sigue pasando en el Nuevo. El Dios de salvación es el Dios de las sorpresas.

Moisés, un pastor que tiene hecha su vida con su mujer y sus hijos, tras escapar de Egipto años atrás, se encuentra con la sorpresa de que Dios lo ha elegido para rescatar a su pueblo. Es tartamudo y tiene dificultades para hablar. ¿Cómo se va a presentar ante el faraón si sabe de antemano que la respuesta será negativa ante la petición de permitir salir al pueblo de Israel? ¿Por qué su pueblo va a aceptar que él ha sido llamado a conducirlo a una nueva tierra? Son argumentos para decir a Dios que no, para asustarse ante la sorpresa de una elección incomprensible. Y todo empezó porque Moisés había subido al monte al observar el extraño fenómeno de que una zarza ardía sin consumirse (Ex 3, 6). Un cristiano también debe tener los ojos y los oídos bien abiertos, por encima de la saturación de imágenes que nos asaltan a diario, para ver lo que Dios quiere de él. El Espíritu Santo va sembrando de inquietudes y de inspiraciones nuestro caminar diario. Hagámosle caso, pero tengamos en cuenta que hacerle caso implica estar abiertos a la sorpresa.
El profeta Samuel es también un hombre sorprendido. Va en secreto a Belén a ungir a uno de los hijos de Jesé como rey de Israel (1 Sam 16, 1-13). En un principio, se deja guiar por las apariencias físicas, el porte externo de aquellos jóvenes, pero Dios le da la sorpresa de elegir al muchacho más joven, David, un pastor que no se encontraba en ese momento en la casa. La sorpresa fue para Samuel, aunque también para David. Llama la atención que el joven no ponga obstáculos a su unción. Simplemente se deja hacer. Confía en el profeta enviado de Dios, y Dios le recompensará haciendo del Mesías un descendiente suyo. Tampoco nosotros debemos poner obstáculos y aceptar las previsiones de Dios, incluso en aquellas cosas que no nos parecen lógicas y que habríamos hecho de otro modo. Primero, la sorpresa, pero luego la aceptación, la confianza en un Dios que es, ante todo, Padre.

En el Nuevo Testamento, Pablo es otra gran sorpresa de Dios. No ha sido discípulo de Cristo sino un encarnizado perseguidor, uno de aquellos que pensaban que estaban rindiendo un servicio al Señor con la persecución de los cristianos, desviados de la ortodoxia farisea en la que él se había educado. Otra vez la sorpresa divina, esta vez en el camino de Damasco. La respuesta del perseguidor es: Señor, ¿qué quieres que haga? (Hch 9, 6). Una vez más la docilidad, la vida anterior queda atrás. Hay un punto de no retorno porque se ha elegido una vida mejor, aunque la senda para transitar por ella pueda resultar estrecha.

Por lo demás, Jesús es la sorpresa más inesperada de Dios. Fue una sorpresa para los judíos, que esperaban un Mesías guerrero y victorioso, pues nace en un pesebre y muere en una cruz. Jesús sigue siendo una sorpresa para los hombres de todos los tiempos, pues sus palabras salen al paso de las categorías y valores de este mundo. Él mismo va llenando de sorpresas su vida pública. Sorprende a la samaritana al detenerse a hablar con ella aun siendo judío (Jn 4, 9), sorprende a Zaqueo cuando le pide hospedarse en su casa (Lc 19,5) y también sorprende al joven rico cuando le dice que le siga y renuncie a sus bienes (Mc 10, 21). La sorpresa exige la respuesta de la docilidad, pero en el caso de aquel joven vemos que no aceptó la sorpresa y se marchó muy afligido porque tenía muchos bienes.

El papa Francisco nos recuerda que tenemos que tener el corazón abierto ante las sorpresas de Dios. La más sorprendente de todas es la resurrección de Jesús. Las que mejor la aceptaron fueron las mujeres que corrieron a anunciarla a los discípulos (Mt 28, 8), pero aquellos hombres, que habían gozado de la intimidad del Maestro, no quisieron recibir la sorpresa. Tal fue el caso de Tomás, pero, como dijo el pontífice en la Pascua de 2018, el Señor también tiene paciencia con los que no van tan deprisa. Tiene paciencia con todos y cada uno de nosotros.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
A no cerrar nuestras puertas
Satanás entre nosotros
«El PCCh hackeó computadoras pertenecientes al Vaticano»
Una pasión tiránica
El derecho sagrado de sentirse humano
El Partido Comunista Chino anuncia una gran purga interna
Satanás y la familia
Ese Job que llevamos dentro
Mariano de Cavia, el periodista que creía en la Virgen del Pilar
El Covid y la Resurrección

RSS
Antonio R. Rubio Plo, Licenciado en Historia y Derecho. Académico en la Universidad Complutense. Madrid. España
ARCHIVO
JULIO 2020

Mariano de Cavia, el periodista que creía en la Virgen del Pilar

Ver posts de otros meses

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (1 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (1 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

FEBRERO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Líder de la A.I.E. reconoce la frágil preparación de algunos sacerdotes exorcistas
2 El dióxido de cloro o MMS: sustancia peligrosa con la que han intentado engañar incluso al Papa Francisco
3 ¡Un joven cura relata su impactante experiencia mística con Cristo Eucaristía!
4 Respaldo del Papa Francisco a Medjugorje. Envía por primera vez mensaje a los jóvenes reunidos en su "Festival" anual
5 Una pasión tiránica
6 "Gus", el heroico esclavo afroamericano que luchó con fe por la libertad y el derecho de los negros a ser sacerdotes
7 Maligno abuso de brujos, videntes y santeros que intentan apropiarse de los santos católicos
8 Satanás entre nosotros
9 WhatsApp lo puso en contacto con la fe, pero solo al Confesarse y Adorando conoció la "auténtica libertad"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |