Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 19 de septiembre de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Laura falleció a los 6 años dejando un vivo testimonio de unión a Jesús Eucaristía, la Virgen y su Ángel guardián

Laura falleció a los 6 años dejando un vivo testimonio de unión a Jesús Eucaristía, la Virgen y su Ángel guardián
De la impactante devoción y fe que mostró desde sus primeros años de vida y hasta su muerte la pequeña Laura Degan…
Actualizado 14 junio 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


De la impactante devoción y fe que mostró desde sus primeros años de vida y hasta su muerte la pequeña Laura Degan, habla un relato traducido al español por Religión en Libertad, escrito por la periodista Costanza Signorelli en el portal web italiano  La Nuova Bussola Quotidiana.
 
“Se la oía a menudo conversando con su Ángel Custodio” -comienza narrando Signorelli-, al que decía ver, como también a su amada “Madonnina” (‘Virgencita’ María). Cuando recibió a Jesús en la Eucaristía, a la edad de seis años, se enamoró tanto de Él que insistía en poder comulgar todos los días. Aguardaba ansiosamente y se impacientaba si el sacerdote llegaba tarde: era su única queja. “Laura Degan, una niña que subió al Cielo, nos enseña que si todavía no estamos en la Gloria es sólo porque no nos dejamos querer totalmente por ese Dios que todo lo puede” destaca Signorelli, y prosigue relatando…
 
Es el 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, y la madre, Paola, le pregunta a su pequeña: "Dime, Laura, ¿hoy hay fiesta en el Paraíso?". Su hijita asiente con la cabeza y responde: "¡Sí, mamá! ¡Con el Pan de los Ángeles!". Y cuando lo dice parece compartir una inmensa alegría. Pero, ¿cómo es posible que una niña de sólo cinco años, con su sencillez, pueda tener tanto conocimiento de las cosas del Cielo?

En este, como en la gran cantidad de diálogos que la madre y la hija tuvieron en el breve camino juntas, hay encerrado un misterio insondable. Es el misterio de una niña que, con sólo seis años, sube al Paraíso tras haber recorrido su vida en compañía de la Virgen María, los Santos y su Ángel custodio. Es el misterio de una criatura tan sumergida en el amor de Jesús, que deseaba nutrirse más con la Eucaristía que con cualquier otro "alimento" terrenal. Es el misterio de una pequeña tan confidente del Cielo que conocía sus secretos más hermosos, esos que permanecen escondidos a los adultos.

Seguir el plan del cielo


Pues bien, que Laura Degan era una niña especial es algo que se comprende desde el día de su nacimiento, el 13 de diciembre de 1987: sus espesos cabellos negros y sus ojos tan despiertos hablan de una niña llena de vida.

Y como tal se revela al poco tiempo. Correr, saltar y subirse donde podía eran las pasiones de Laura. Como esa vez en la que echa a correr dentro de un campo de maíz, haciendo perder totalmente su rastro y creando el pánico entre sus familiares. O esa otra cuando, jugando al escondite, la pequeña encuentra un lugar para esconderse tan perfecto que todo el pueblo acabó buscándola. En resumen, que Laura está llena de entusiasmo, energía y alegría de vivir: en Cervarese Santa Croce, pequeño municipio de mil almas en la provincia de Padua, todos la conocen y la aman. Sin embargo, nadie puede aún imaginar con qué plan misterioso el Cielo ha unido a sí a esa maravillosa criatura.

No pasa mucho tiempo cuando este empieza a desvelarse. Es el 25 de febrero de 1990. En breves  instantes, la vida de la familia Degan sufre un vuelco terrible: tras una serie de pruebas médicas, los doctores les comunican que la pequeña Laura, que tiene sólo dos años de edad, tiene una enfermedad incurable. Sus padres, terriblemente afectados por la noticia, deciden de inmediato ir al Santuario de San Leopoldo Mandic, conscientes de que su hija, además de los mejores cuidados médicos, tiene que ser encomendada a los cuidados celestes. Cuando llegan al convento de Santa Croce (Padua) la madre, Paola, con un trozo del hábito bendito de San Leopoldo acaricia el rostro de Laura justo en el lugar donde se ha manifestado la enfermedad. La pequeña, como toda respuesta, besa las sandalias del santo, expuestas como reliquias, y con las manos juntas reza al "abuelo Poldo" para que la cure.

Abandono en la voluntad de Dios

Me vestiré de Ángel es una de las principales fuentes testimoniales sobre este pequeña santa.

Ese gesto sencillo y espontáneo -vestirse de ángel- es el símbolo del total abandono y la plena confianza con los que esta niña del cielo afrontará cada día su dolorosísima enfermedad.

El segundo gran símbolo de abandono tiene lugar al cabo de un tiempo, cuando los padres de Laura, para encontrar algo de paz, dejan que un amigo les lleve a Vago di Lavagno, a ver al hermano Vittorino Faccia, discípulo directo de San Juan Calabria.

Pues bien, durante la Adoración Eucarística llevada a cabo por el devotísimo fraile, Laura abandona los brazos de su madre y se dirige hacia el religioso, al que no había visto nunca antes, para que acaricie su rostro enfermo con la Custodia. Todos se quedan sin palabras al ver una criatura tan pequeña correr con toda su inocencia al encuentro de Jesús. Pero este no es más que el inicio de una increíble y larga historia de amor.

 Pidiendo a la Virgen le deje vivir junto a ella...

Llega el día de la primera gran prueba: la operación quirúrgica para extirpar el tumor. Es precisamente en esta ocasión cuando, sin falta y puntual, la Virgen María da un paso adelante, Ella, la que se manifestará a lo largo del camino, como una verdadera Madre celestial, siempre presente al lado de su hija predilecta.

Sólo Paola obtiene el permiso de entrar con Laura en quirófano; a pesar de la pre-anestesia, su hija está muy inquieta. De repente deja de quejarse y, de manera totalmente inesperada, la pequeña pide: "¡Mamá, cántame el Ave Maria!". La mujer, entonces, entona suavemente y sonriendo las estrofas de la oración, mientras dentro de su corazón derrama lágrimas de dolor. Gracias a la poderosa presencia de la Virgen, la madre y la hija encuentran la paz y Laura, por fin, se duerme.

Son innumerables las veces que se manifestará esta fortísima unión entre Laura y la Madre de Jesús. Y es sobre todo en los momentos de especial dolor cuando la Virgen mostrará su amoroso auxilio.

Es el 1 de agosto de 1994 y la pequeña está encamada desde hace día debido a fuertes dolores; de repente su familia, convencida de que estaba durmiendo, la oyen cantar con voz fuerte en el piso de arriba. Suben rápidamente a verla, no entienden cómo es posible que la niña tenga ganas de cantar dadas sus pésimas condiciones de salud. Cuando entran en la habitación encuentran a Laura como en éxtasis mientras canta el himno de la Virgen de Czestochowa, repitiendo sin cesar: "¡Deja que viva cerca de ti!". La niña está tan extasiada por ese amor místico que sólo al cabo de mucho tiempo se da cuenta de la presencia de su familia y pide que la dejen sola.

En la noche entre el 8 y el 9 de septiembre de 1994, sucede que los padres oyen claramente la voz de Laura que susurra: "Sí, sí, vale, lo he entendido, vale". Paola le pregunta a su hija con quién está hablando. Con gran naturalidad, la niña les explica que el Niño Jesús y la Virgen se han sentado en su cama y le han acariciado la frente porque sentía mucho dolor. La madre y la abuela, sorprendidas, le hacen alguna pregunta más sobre el contenido de la conversación que ha tenido con esas "extraordinarias" presencias celestiales. La pequeña, sin embargo, responde que es un secreto, que no puede decirlo. Lo que sí puede decir es que Jesús tenía unos cinco años y que la Virgen llevaba un vestido largo y gris. En lo que respecta a su Ángel custodio, al que dice ver más a menudo, a su madre, llena de curiosidad, le responde: "¡Tú habla con tu Ángel custodio, que yo hablo con el mío!".

Esa Madre del Cielo, que cuida de Laura como si fuera su jardín florecido, pronto le hace saber que tiene una única voluntad: llevar a la pequeña a Su Jesús. Y de hecho…

Hambre de Jesús Eucaristía
 

Las condiciones de salud de Laura empeoran cada vez más. Paola apoya el deseo de su hija de recibir por primera vez a Jesús Eucaristía. Laura tiene seis años y no ve la hora de hacer la Primera Comunión.

La tarde del 6 de julio de 1994 llega el permiso del párroco de adelantar ese día, que Laura sentía que era fundamental: ¡no se puede describir la emoción de la niña cuando recibió a Jesús dentro de sí! A partir de ese momento, Laura quiere comulgar cada día.

Mientras es posible participa en la santa misa; pero más adelante, al tener mucho dolor, la acompañan a recibir a Jesús en horarios tranquilos. Un día, un sacerdote, al verla tan pequeña, afirma que seguro que la pequeña no sabe ni siquiera qué es la comunión, a lo que ella responde rápidamente: "¡Es Jesús!".

Después de recibir la Eucaristía, Laura siempre se para ante la estatua de la Virgen, la que prepara su corazón y nutre su deseo de recibir el Cuerpo de Cristo. Con el agravarse de la enfermedad, Laura ya no puede salir de casa y está obligada a guardar cama. El párroco de Cervarese y el de Santa Maria pasan a verla cada día, alternándose en este acto de amor y ternura.

Laura tiene tantos deseos de unirse a su Jesús que si los sacerdotes tardan un poco en llegar, se impacienta y se queja: "¡Ayer a esta hora ya había llegado!". Es una de las rarísimas ocasiones en las que se la oye quejarse: la fuerza del espíritu de Dios que hay en ella le hace ver cada situación a la luz del amor, la paz y la esperanza.

El 10 de septiembre, de repente, sucede algo insólito. Son las cuatro de la mañana y Laura pide recibir a Jesús. Implora a su familia: "¡Quiero la comunión! ¡Quiero la comunión!". Laura la quiere en ese momento preciso. En principio su familia piensa que se trata de un error de la niña, que al haber perdido la vista ya no sabe cuándo es de día y cuándo de noche. No es esto lo que pasa, pero lo comprenderán más tarde. Los padres llaman a don Rino al final de la mañana y, cuando llega, el párroco les regaña porque se da cuenta de la extraordinaria petición.

Laura, con su rostro desfigurado, sólo puede recibir un pequeño fragmento de la Eucaristía, como un grano de arroz, en una cuchara, con unas gotas de agua. Don Rino consigue responder a tiempo el deseo de Laura. De hecho, unas horas más tarde, las condiciones de la pequeña empeoran enormemente y por la noche la situación parece ser más grave que nunca. ¿La pequeña lo sabía?

Laura sube al Padre

Las últimas horas de Laura en la tierra son inolvidables. Es el 11 de septiembre de 1994 y sus condiciones de salud son más graves de lo habitual. La pequeña respira con dificultad y su rostro es una única herida dolorosa. A su alrededor toda una familia sufre, impotente ante tanto dolor. El doctor Luigi Zanesco, entonces jefe de servicio de Oncología Pediátrica de Padua, confiará más adelante a la familia que, en tantos años de carrera médica, nunca había visto un caso tan doloroso como el de Laura. ¿Cómo se puede permanecer impasibles o profesionales ante el rostro de una niña como el de Jesús en la cruz, marcado como si tuviera las espinas de Su corona, y de cuya boca sale sangre inocente?

Y sin embargo, Laura aparece serena, como iluminada por una luz sobrenatural, abandonada confiada en las manos del Padre. En esas pocas horas que le quedan de vida en la tierra, en más de  una ocasión se incorpora, se sienta en la cama y eleva los brazos al Cielo. Es evidente para todos que Laura está abrazando una Presencia que la asiste y que la abraza primero. A las 13:50 sólo su madre está junto a ella. Paola levanta la mirada hacia el cuadro de la Dolorosa que está colgado en la pared, encima de la cama, apoya una imagen del Padre Pío sobre la garganta de su hija, que tanto lo amaba, e invoca la última oración por ella. En ese instante, Laura exhala el último suspiro entre los brazos maternos.

Los signos de la excepcionalidad de esta vida se ven enseguida. El dolor de la separación está mitigado por una insólita paz, como si de repente el cielo hubiera caído sobre la tierra. El sufrimiento deja espacio a la felicidad de Cristo que reina en los corazones. Y mientras Laura corre detrás de su angelito a la Luz del Señor, Paola le pide al párroco, don Rino, que las campanas suenen a fiesta, para que todos en el pueblo sepan que la niña ha dejado de sufrir y ha subido, volando, al Paraíso.
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Personajes
"No estoy muerta del todo. ¡Viva Cristo Rey!", dijo Pilar y la remataron
Judaísmo, ateísmo, catolicismo y martirio. El singular camino de una Carmelita Descalza excepcional
El adolescente que atrapó la intimidad espiritual de padre Pío con su cámara fotográfica
Tras sobrevivir al desastre que arrasó el valle de Armero y otro en minas de esmeraldas se ofreció a Dios
Actriz de Televisa confidencia el desastre que padeció por la Cienciología, la Ouija y el Tarot
Un sacerdote ermitaño entrega su vida siendo "buen samaritano" de musulmanes
Francesco María, el converso del ateísmo que predicó un retiro al Papa
Ján Volko, campeón europeo de 60 metros: "Yo practico el atletismo para la gloria de Dios"
Impactante testimonio de un milagro: "Por favor, Cardenal Newman, ¡haz que se detenga la hemorragia!"
¡Católicos, es preferible el martirio antes que traicionar a Cristo! La lección de Franz un objetor de conciencia


Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Curaciones que ocurren orando a Dios ante ícono que representa a la "Madre de Dios Reina de todos"
2 "No estoy muerta del todo. ¡Viva Cristo Rey!", dijo Pilar y la remataron
3 Intimidades de alcoba que dejan huella: "Necesitas de Dios para vivir el sacramento del matrimonio"
4 El exorcista de Cartagena de Indias: "Hay dos cosas que el demonio no aguanta, el Magníficat y el Credo"
5 Fue criado en la fe protestante y acaba de ingresar al seminario para ser sacerdote católico
6 "El Yunque, es una secta satánica"
7 Ya es oficial: ¡Milagro de sanación en el Santuario de Knock, Irlanda!
8 Papa Francisco reflexiona sobre la eutanasia ante una comunidad de médicos oncólogos y pacientes
9 "Vivimos para la eternidad": Dice madre de 3 varones cuyo esposo falleció cuando ella gestaba a su hija con S. Down
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |