Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 17 de mayo de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Liberando la tensión de la Comunidad

Liberando la tensión de la Comunidad
Actualizado 19 abril 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


Cualquier energía que no transformemos, la transmitiremos. Es una frase que escuché por primera vez de Richard Rohr y que señala un desafío central para todos los adultos maduros. A continuación, su expresión cristiana.
 
Lo central para nuestra comprensión de cómo somos salvados por Jesús es una verdad expresada por la frase: Jesús es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. ¿Cómo somos salvados a través del sufrimiento de Jesús? Obviamente, es una metáfora. Jesús no es una oveja, así que necesitamos desentrañar la realidad que hay debajo de la metáfora. ¿Qué llevó a la primera generación de cristianos a utilizar la imagen de una oveja que sufre para explicar lo que Jesús hizo por nosotros, y cómo el sufrimiento de Jesús quita nuestros pecados? ¿Existía una deuda por el pecado que sólo el propio sufrimiento de Dios podía cancelar? ¿Fue el perdón de nuestros pecados una especie de transacción privada y divina entre Dios y Jesús?
 
Estas preguntas no tienen una respuesta fácil, pero hay que decir esto: aunque algo de esto es misterio, nada de esto es magia. Es cierto que hay misterio aquí, algo que está más allá de lo que podemos explicar adecuadamente con el pensamiento racional, pero no hay magia aquí. Las verdades profundas que se encuentran más allá de nuestras capacidades racionales no niegan nuestra racionalidad; sólo la superan, de forma análoga a como la teoría de la relatividad de Einstein empequeñece las matemáticas de la escuela primaria.
 
Así pues, dejando un poco a un lado el misterio, ¿qué podemos extraer de la metáfora que presenta a Cristo como el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo?  Más aún, ¿cuál es el desafío para nosotros?
 
Los antecedentes históricos de esta imagen son los siguientes. En la época de Jesús, dentro del judaísmo, había una serie de prácticas rituales de expiación (reconciliación) en torno a los corderos. Algunos corderos se sacrificaban en el templo como ofrenda a Dios por nuestros pecados, y otros se empleaban como corderos "chivos expiatorios". El ritual del cordero chivo expiatorio funcionaba así. Una comunidad se reunía con la intención de participar en un ritual para aliviar las tensiones que existían entre ellos a causa de sus debilidades y pecados. Simbolizaban sus tensiones, sus pecados, en el cordero (que se convertiría en su chivo expiatorio) con dos símbolos: una corona de espinas clavada en la cabeza del cordero (haciéndole sentir su dolor) y un paño púrpura sobre el lomo del cordero (que simbolizaba su responsabilidad corporativa de llevar esto por todos ellos). Luego echaban al cordero del templo y de la ciudad, desterrándolo para que muriera en el desierto. La idea era que al investir al cordero con su dolor y su pecado y desterrarlo para siempre de su comunidad, su dolor y su pecado eran también arrebatados, desterrados para morir con este cordero.
 
Es fácil ver cómo podrían transferir fácilmente esta imagen a Jesús después de su muerte. Mirando el amor que Jesús mostró en su sufrimiento y muerte, la primera generación de cristianos hizo esta identificación. Jesús es nuestro chivo expiatorio, nuestro cordero. Pusimos nuestro dolor y nuestro pecado sobre él y lo sacamos de nuestra comunidad para que muriera. Nuestro pecado se fue con él.
 
Excepto, excepto, que ellos no entendieron esto como un acto mágico en el que Dios nos perdonó porque Jesús murió. No. Sus pecados no fueron quitados porque Jesús de alguna manera apaciguó a su Padre. Fueron quitados porque Jesús los absorbió y los transformó, de la misma manera que un purificador de agua quita la suciedad, las toxinas y los venenos del agua al absorberlos.
 
Un purificador de agua funciona así. Toma el agua contaminada con suciedad, impurezas y venenos, pero retiene esas toxinas dentro de sí mismo y sólo da el agua purificada. Lo mismo ocurre con Jesús. Tomó el odio, lo retuvo en su interior, lo transformó y devolvió sólo el amor. Recibió la amargura y devolvió la gracia; las maldiciones y devolvió las bendiciones; los celos y devolvió la afirmación; el asesinato y devolvió el perdón. De hecho, tomó todas las cosas que son fuente de tensión dentro de una comunidad (nuestros pecados), las retuvo dentro y devolvió sólo la paz. Así, se llevó nuestros pecados, no mediante magia divina, sino absorbiéndolos, comiéndolos, siendo nuestro chivo expiatorio.
 
Además, lo que hizo Jesús, como dice maravillosamente Kierkegaard, no es algo que debamos admirar; es algo que debemos imitar. N.T. Wright, en su reciente libro Broken Signposts, resume el reto de esta manera: "Lo entendamos o no -nos guste o no, cosa que la mayoría de nosotros no hace ni hará-, lo que el amor tiene que hacer no es sólo enfrentarse a la incomprensión, a la hostilidad, a la sospecha, a la conspiración y, finalmente, a la violencia y al asesinato, sino, de alguna manera, a través de todo ese horrible asunto, atraer el fuego del mal final hacia sí mismo y agotar su poder.  ... Porque es el amor el que toma lo peor que el mal puede hacer y, absorbiéndolo, lo vence".
 
Lo que no transformemos, lo transmitiremos. Hay una profunda verdad aquí respecto a cómo tenemos que ayudar a liberar la tensión de nuestras familias, comunidades, iglesias y sociedades.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Buscar el origen del mal
La sexualidad en el Antiguo Testamento: realidad terrena creada por Dios
Una mirada de amor
¿Un Napoleón cristiano?
Mes de mayo, mes de María
Amable benevolencia
El origen de nuestros conflictos y diferencias
Redimir la política
Seguridades inseguras
Todos, todas, todes

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
MAYO 2021

Una mirada de amor
ABRIL 2021

El origen de nuestros conflictos y diferencias

Liberando la tensión de la Comunidad

Ver posts de otros meses

MARZO 2021 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (1 artículos)

OCTUBRE 2020 (2 artículos)

AGOSTO 2020 (2 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Informe 2021 de la libertad religiosa en el mundo: Aumentan la intolerancia, la persecución y la violencia
2 Todos, todas, todes
3 Una madre napolitana afirma que recibió un milagro por intercesión del Padre Pío
4 Legisladores por la dignidad humana
5 La renuncia cristiana
6 Liberando la tensión de la Comunidad
7 «Recen para que él muera, decían los médicos a mi familia». La extraordinaria experiencia de un joven piloto
8 El origen de nuestros conflictos y diferencias
9 El ingeniero que recibió el don de la conversión "como un relámpago" y quedó prendado del amor de Dios
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |