Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 23 de mayo de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Los jóvenes de hoy: sueños y Notre Dame

Los jóvenes de hoy: sueños y Notre Dame
Actualizado 27 abril 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
María Esther Gómez de Pedro   


El último documento del Papa entrega bastantes luces para entender y dialogar con los jóvenes, los jóvenes de hoy, que no son sólo un "mientras tanto", sino que son el ahora de Dios, el ahora del presente.

Me sugiere dos grandes reflexiones al hilo de los últimos acontecimientos.

Lo primero que quiero rescatar en este espacio es que el Papa, en este documento llamado Christus Vivit, acoge los sueños y deseos de los jóvenes de un mundo mejor, los toma en serio y aplaude las acciones que los sacan a la calle. Pero ese ímpetu juvenil invita a orientarlo sirviéndose de la experiencia de los que proporcionan la memoria histórica, que da raíces, fuerza y raigambre para evitar que la tormenta los tire por tierra, al hacer que se asienten en algo más que el sueño del futuro y la novedad. Animados por el pensamiento crítico, también invita a distinguir las ideologías que pretenden empezar todo de cero, como si no hubiera nada previo, ni siquiera una naturaleza humana que nos anteceda y oriente. Él invita a arriesgarnos juntos, jóvenes y adultos. Sí, movilizaciones, pero sin violencia, con un sentido y abiertas a un diálogo que genera comunión.

Propuestas, que nacen de una experiencia cierta: la de saberse amados y salvados por Dios en lo que es cada uno, invitándonos a ser uno mismo, no una "fotocopia" de otro, dando lo mejor de sí. Certeza vivida no de manera aislada y egoísta sino en la comunidad de la familia y de la sociedad, y, por qué no, de la Iglesia como pueblo de Dios.

"No nos dejemos llevar ni por los jóvenes que piensan que los adultos son un pasado que ya no cuenta, que ya caducó, ni por los adultos, que creen saber siempre cómo deben comportarse los jóvenes. Mejor subámonos todos a la misma canoa y entre todos busquemos un mundo mejor bajo el impulso siempre nuevo del Espíritu Santo" (Christus Vivit 201). 

En conclusión, habla de apertura, discernimiento, sueños, comunión, vocación: todos son pautas y líneas y espacios para mejor responder a los jóvenes. Esto nos toca hoy a todos, pero de manera especial a los que nos vinculamos a la educación.
 
Lo segundo es algo que nos ha conmocionado a todos. Impresionantes las imágenes de la catedral de París ardiendo mientras cientos y miles y millares de personas lo contemplaban horrorizados, unos presencialmente y otros a través de los medios. Pero casi igual de impresionante fue ver a los jóvenes que, de manera espontánea, unos en grupos y otros solidarizaban con el desastre, muchos de los cuales, unos en grupo y otros aisladamente, rezaban y cantaban cerca de las llamas. Reitero: impresiona ver orar con recogimiento y fe en una sociedad tan secularizada como la francesa -la occidental en general-, en que las manifestaciones se reservan para la vida privada, y más cuando en su mayoría son jóvenes. Creo que la pérdida  de un monumento patrimonial, símbolo de la fe, ha despertado fibras estéticas, no me cabe duda, y eso nos ha unido mucho a todos, pero también ha puesto en juego una fibra que está presente, aunque se la pretenda ocultar y acallar, que es la conciencia de haber recibido el don inmerecido de la  vida, de la fe y del amor por parte de un Dios que no sólo crea el mundo y se olvida de sus habitantes, sino que los ama y se preocupa por ellos hasta el punto de dar Su vida en una cruz. ¿Quizás era un trocito de esa cruz lo que latía en el corazón de esos jóvenes? La experiencia del sufrimiento la asume este Dios muerto en una cruz y estos jóvenes la hacen suya. Resuena como eco de la invitación del Papa al hablar sobre los jóvenes a sufrir con ellos, sobre todo cuando ponen de manifiesto algo que también como adultos debiera dolernos:  "A veces el dolor de algunos jóvenes es muy lacerante; es un dolor que no se puede expresar con palabras; es un dolor que nos abofetea. Esos jóvenes sólo pueden decirle a Dios que sufren mucho, que les cuesta demasiado seguir adelante, que ya no creen en nadie. Pero en ese lamento desgarrador se hacen presentes las palabras de Jesús: «Felices los afligidos, porque serán consolados» (Mt 5,4). Hay jóvenes que pudieron abrirse camino en la vida porque les llegó esa promesa divina. Ojalá siempre haya cerca de un joven sufriente una comunidad cristiana que pueda hacer resonar esas palabras con gestos, abrazos y ayudas concretas" (Christus Vivit, 77).

Impresionante. Mientras Notre Dame ardía en llamas, se elevaban al cielo súplicas y cantos de alabanza, de desagravio, de amor. Esos jóvenes nos recuerdan algo muy importante: que existe Dios y que es un Dios que sufre con los que sufren. Impresionante.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
El ataque contra la familia
´Mosko-Strom´
Diaconisas en México
Cartas en la presencia de Dios
El barrizal positivista
La vida digna y la intervención de los católicos en la política
Medicina, depresiones y posesión diabólica
Las nuevas normas para investigar delitos de abusos
El maestro Alcántara
El Papa Francisco y los Tres Ecumenismos

RSS
María Esther Gómez de Pedro es miembro de la Cruzada de Santa María en Chile. Licenciada en Filosofía, profesora de secundaria y Doctora en Filosofía por la Universidad de Barcelona, España. Directora Nacional de Formación e Identidad - UST
ARCHIVO
ABRIL 2019

Los jóvenes de hoy: sueños y Notre Dame

Ver posts de otros meses

MARZO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Las "infestaciones diabólicas" destruyen la paz y la salud. ¡Saca los ídolos de tu casa!
2 Se llevan a Chile las reliquias de una mujer que abrazando a Cristo hizo temblar al demonio
3 El ocultismo y la pornografía casi acaban con la vida de Santiago Bedoya
4 El ataque contra la familia
5 Laicos católicos inician en Chile una campaña de oración "por la santidad de los sacerdotes"
6 ´Mosko-Strom´
7 Laureado velocista Filippo Tortu agradece el aporte de la Iglesia a su vida
8 El nazi conocido como "el animal de Auschwitz" podría estar en el cielo. Impactante video-testimonio
9 Cartas en la presencia de Dios
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |