Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 21 de septiembre de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Magullados y Heridos. Entendiendo el suicidio

Magullados y Heridos. Entendiendo el suicidio
Actualizado 23 julio 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


Algunas cosas necesitan ser dichas, y decirlas, y repetirlas, hasta que no sea necesario decirlas más. Lo escribió Margaret Atwood. Lo cito aquí porque cada año escribo una columna sobre el suicidio y casi siempre digo lo mismo, porque hay ciertas cosas que es necesario decir una y otra vez sobre el suicidio hasta que lo entendamos mejor.
 
¿Qué hay que decir una y otra vez?
 
  1. Primero, que el suicidio es una enfermedad, algo que en la mayoría de los casos saca a una persona de la vida en contra de su voluntad, el equivalente emocional del cáncer, un derrame cerebral o un ataque al corazón.
  2. En segundo lugar, que nosotros, los seres queridos que nos quedamos, no deberíamos gastar tiempo y energía indebidos en cuestionar cómo podríamos haber fallado a esa persona, en qué deberíamos habernos fijado y en qué podríamos haber hecho todavía para evitar el suicidio. El suicidio es una enfermedad y, al igual que con una enfermedad puramente física, podemos amar a alguien y aun así no ser capaces de salvarlo de la muerte. Dios también amaba a esa persona y compartía nuestra impotencia al intentar ayudarla.
  3. Necesitamos una mejor comprensión de la salud mental. El hecho es que no todo el mundo tiene los circuitos internos que le permiten la capacidad sostenida de estabilidad y flotabilidad. La salud mental es paralela a la salud física, frágil y no totalmente controlable. Además, al igual que la diabetes, la artritis, el cáncer, la apoplejía, los ataques al corazón, la esclerosis lateral amiotrófica y la esclerosis múltiple, pueden causar debilitamiento y muerte; también las enfermedades mentales pueden causar estragos, así como todo tipo de debilitamiento y a veces la muerte por suicidio.
  4. El posible papel que desempeña la bioquímica en el suicidio necesita una mayor exploración. Si algunas depresiones suicidas son tratables con fármacos, es evidente que algunos suicidios están causados por deficiencias bioquímicas, al igual que muchas otras enfermedades que nos matan.
  5. Casi siempre, la persona que muere por suicidio es un ser humano muy sensible. El suicidio rara vez se hace con arrogancia, como un acto de desprecio. Por supuesto, hay ejemplos de personas que son demasiado orgullosas para soportar la contingencia humana normal y se suicidan por arrogancia, pero ése es un tipo de suicidio muy diferente, no el que la mayoría de nosotros hemos visto en un ser querido. Por lo general, nuestra experiencia con los seres queridos que hemos perdido por suicidio fue que estas personas eran todo menos arrogantes. Más bien, estaban demasiado magullados para tocarlos y estaban heridos de alguna manera profunda que no podíamos comprender ni ayudar a sanar. De hecho, a menudo, cuando ha pasado suficiente tiempo después de su muerte, en retrospectiva, nos damos cuenta de su herida y su suicidio ya no parece tan sorprendente. Hay una clara distinción entre estar demasiado herido para seguir tocando la vida y ser demasiado orgulloso para seguir ocupando su lugar en ella. Sólo este último hace una declaración moral, insulta a las flores y desafía la misericordia de Dios.
  6. El suicidio es a menudo la súplica desesperada de un alma en pena. El alma puede hacer reclamos que van en contra del cuerpo y el suicidio es a menudo eso.
  7. Tenemos que perdonarnos si nos sentimos enfadados con nuestros seres queridos que acaban con su vida de esta manera. No te sientas culpable por sentirte enfadado; es una respuesta natural y comprensible cuando un ser querido muere por suicidio.
  8. Tenemos que trabajar para redimir la memoria de nuestros seres queridos que mueren por suicidio. La forma de su muerte no debe convertirse en un prisma a través del cual veamos ahora sus vidas, como si esa forma de morir coloreara todo lo relacionado con ellos. No hay que quitar sus fotos ni hablar de ellos y de su muerte en términos silenciosos, a diferencia de si hubieran muerto de cáncer o de un ataque al corazón. Es duro perder a los seres queridos por el suicidio, pero no debemos perder también la verdad y la calidez de su misterio y su recuerdo.
  9. Por último, no debemos preocuparnos por el encuentro de Dios con nuestro ser querido en el otro lado. El amor de Dios, a diferencia del nuestro, puede atravesar puertas cerradas, descender a los infiernos y exhalar paz donde nosotros no podemos. La mayoría de las personas que mueren por suicidio se despiertan al otro lado para encontrar a Cristo de pie dentro de sus puertas cerradas, en el centro de su caos, diciendo suavemente: "¡La paz sea contigo!" La comprensión y la compasión de Dios superan infinitamente las nuestras. Nuestros seres queridos perdidos están en manos más seguras que las nuestras. Si nosotros, limitados como somos, ya podemos llegar a través de esta tragedia con algo de comprensión y amor, podemos estar seguros de que, dada la amplitud y profundidad del amor de Dios, el que muere por suicidio se encuentra, al otro lado, con una compasión más profunda que la nuestra y una comprensión que supera la nuestra.
 
Juliana de Norwich dice: al final todo irá bien, y todo irá bien, y toda clase de cosas irán bien. Lo estaré, incluso después del suicidio. Dios puede atravesar, y lo hace, las puertas cerradas y, una vez allí, exhala la paz dentro de un corazón torturado y abatido.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Una petición a un periodista
Pachamama o Cristo
11 de septiembre – Veinte años después
El obispo emérito de Solsona, la institución eclesial y los fieles de a pie
Bajo un puente en Austin
Otro país, desde tu conversión
Hacia dónde vamos
Autosabotaje y escritura
Diferentes formas del ser espiritual pero no religioso
Acusan a la revista médica Wiley de publicar artículos racistas del Partido Comunista Chino

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2021

11 de septiembre – Veinte años después

Bajo un puente en Austin
AGOSTO 2021

Diferentes formas del ser espiritual pero no religioso

La desaparición del perdón

La riqueza de la Eucaristía

Complejidad y paradoja

Ver posts de otros meses

JULIO 2021 (3 artículos)

JUNIO 2021 (1 artículos)

MAYO 2021 (3 artículos)

ABRIL 2021 (2 artículos)

MARZO 2021 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (1 artículos)

OCTUBRE 2020 (2 artículos)

AGOSTO 2020 (2 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Donald Trump, Durão Barroso y otros líderes mundiales, en el evento de una secta mesiánica
2 Dramático informe de Malteser Internacional confirma que en Alemania 167 mil personas padecen esclavitud
3 Un desafío de 90 días para hombres valientes que buscan la verdadera libertad
4 "Si quieren ser testigos no pueden dejar de ser adoradores", ha dicho el Papa Francisco
5 Un médico italiano ateo conmocionado ante un crucifijo que no fue dañado por el incendio que destruyó su edificio
6 Pachamama o Cristo
7 Desde Eslovaquia y mirando la fe de María, el Papa perfila una misión para los cristianos
8 Un joven canadiense Testigo de Jehová dice que Dios lo llamó a "ser católico" estando en una zona rural de Kazajstán
9 El verano en que Mathilde encontró su tesoro: «Fui tocada por el amor de Dios»
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |