Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 10 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Marzo: esperanza y esperanzas

Marzo: esperanza y esperanzas
Actualizado 9 marzo 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
María Esther Gómez de Pedro   


“Caminante… Se hace camino al andar”, dice la canción. Ciertamente, el paso de los días, de las semanas, de los meses y años, de las actividades, los problemas y crisis parece corroborarlo. Más aún cuando ese caminante somos cada uno de los que avanzamos poco a poco, a veces sin darnos cuenta; no solo en edad, también en conocimiento, experiencia, ojalá también madurez y bondad interior, y al avanzar nos acercamos a nuestra meta o a nuestras metas.

Sin duda que las personas persiguen metas distintas entre sí y las perseguimos también como comunidades o sociedades. De hecho, sería casi imposible vivir y caminar sin metas a las que tender, en tanto que dar sentido al caminar, con todo lo que implique. Y otro aspecto más, el que tales metas sean de alguna manera alcanzables, da un tono especial al caminar: el de la esperanza. Y como sin esperanza no se puede vivir, se hace casi vital fijar metas que puedan realmente ser conseguidas; de lo contrario, se transformarían en utopías, que, al no lograrse, provocarían, como consecuencia, desencanto para caminar y una pérdida del camino recorrido.
Algunos aspiran a un paraíso en esta vida, a cuyo fin ponen muy diversos medios. Su logro implicaría tener todos los deseos satisfechos y, por otro lado, no envidiar a nadie y vivir en una perfecta hermandad entre sí. Unos creen que el camino para eso es una libertad total orientada a la posesión y disfrute de abundante de riquezas y otros, por el contrario, creen que consiste en la abolición de la propiedad privada y la libertad personal, por ser un elemento riesgoso para la seguridad humana. Ni unos ni otros han logrado el paraíso pues olvidan una verdad nuclear del ser humano: no sólo estamos hechos para el placer material porque poseemos una dimensión material y espiritual, somos libres y, por lo tanto, con derecho a tener posesiones, pero no de manera absoluta, sino que hemos de ajustarnos en su uso a ciertos parámetros y criterios que nos perfeccionan, entre los cuales está la consideración de los demás como potenciales colaboradores y no competidores de la libertad, y por lo tanto, compañeros de camino. Por eso las utopías marxistas y el liberalismo sin freno son exponentes de esto; pretendieron transformar el camino transitorio de la vida en una meta perfecta en sí misma cuando, en realidad, la vida actual es un camino temporal hacia otra meta, la definitiva que es la vida eterna.

Las esperanzas mundanas que pretenden ser absolutas y definitivas terminan defraudando porque nunca se logran del todo. Sólo la esperanza alimentada por la promesa de una gracia tal que nos regale y capacite para la eternidad, permitirá un descanso gozoso. Quisiéramos descansar aquí sin dificultades, cuando lo propio de esta vida es caminar, avanzar, esforzarse, crecer, aprender, levantarse tras las caídas, apoyar a otros y apoyarnos en otros, tener para desprenderse y saber dar, saber para comunicarlo, ganar para “perder” (en la entrega a los demás). Sólo al pasar el umbral de la muerte podremos descansar, por eso la verdadera esperanza es la de la vida eterna y la de las promesas de Dios que nos muestra el camino y que, por cierto, se ha hecho nuestro compañero de camino en Jesús. Tomás de Aquino la define como virtual sobrenatural regalada por Dios: “en cuanto esperamos algo como asequible gracias a la ayuda divina, nuestra esperanza llega hasta Dios mismo, en cuya ayuda nos apoyamos” (Suma Teológica, II-II, q. 17, a. 1, in c).

No es utopía aspirar al bien común y la justicia en esta vida, todo lo contrario, es nuestra obligación, pues en la medida que la sociedad sea más justa, se hace más presente el Reino de Dios. Sin embargo, a pesar de ser una meta imperfecta, al estilo del caminante, la esperanza de lo definitivo ilumina nuestros pasos en el camino y los orienta hacia la meta plena y decisiva.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
"Virus del Partido Comunista Chino"
La vestidura del bautismo
Golpe de estado antropológico
La batalla final por la familia entre Dios y Satanás
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas

RSS
María Esther Gómez de Pedro es miembro de la Cruzada de Santa María en Chile. Licenciada en Filosofía, profesora de secundaria y Doctora en Filosofía por la Universidad de Barcelona, España. Directora Nacional de Formación e Identidad - UST
ARCHIVO
MARZO 2020

Marzo: esperanza y esperanzas

Ver posts de otros meses

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 ¡Transmisión online del Triduo Pascual junto al Papa Francisco!
2 El Santo profeta que predijo cómo será el fin del mundo
3 Psiquiatra Guillermo Restrepo: Para enfrentar los miedos, la angustia y la muerte recemos el rosario
4 Príncipe saudí, musulmán, llama a confiar en la Virgen María para superar la crisis causada por el Covid 19
5 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
6 No. Los astrólogos y los videntes no predijeron el coronavirus, ni pueden predecir nada
7 "Virus del Partido Comunista Chino"
8 "¿Qué está haciendo Dios ante nuestro dolor?" El Papa Francisco responde a esta y otras preguntas semejantes
9 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |