Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 23 de octubre de 2017
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Niño de cinco años pide cita con el Papa afirmando que debe entregarle un mensaje de la Virgen María

Niño de cinco años pide cita con el Papa afirmando que debe entregarle un mensaje de la Virgen María
"Veo como un gran botón (la tierra) y por encima una gran bestia, como un lagarto con cola grande y piernas grandes. No muy lejos, veo como un caballero con plumas en la espalda".
Actualizado 8 septiembre 2017  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


En la historia de la Iglesia devoción y piedad popular han encarnado bellas expresiones de la fe, de la experiencia de Dios -donde se mezclan realidad y pasión-, en todo tiempo y lugar, desde la resurrección de Cristo hasta nuestros días. La Iglesia ni niega o afirma los hechos de estos testigos fieles, hasta haber acumulado toda la información y evaluado apropiadamente la misma en el marco de la verdad revelada y el juicio del Magisterio.

La poco conocida historia del pequeño Gilles Bouhours hace parte de esa verdad de los humildes -piedad popular- y que Portaluz comparte aquí con sus lectores.

Nació Gilles en Francia el año 1944, un 27 de noviembre, día en que se celebra la fiesta de la Medalla Milagrosa. Sin embargo no tendría una infancia y adolescencia plácida. La cruz sería un signo en la vida de este particular niño.
 
No cumplía un año de haber nacido, cuando los médicos diagnosticaron que Gilles padecía meningitis y encefalitis, dolencias cuya gravedad era entonces fatal. Pero la fe de una religiosa de las “Hermanitas de los Pobres”, Madeleine, amiga de la familia, conmovería la gracia de Dios. Siguiendo lo indicado por la mujer, los padres de Gilles situaron bajo la almohada donde reposaba el pequeño, una estampa y reliquia de Santa Teresa del Niño Jesús que la Hermana Madeleine les había entregado. Cumplieron también la recomendación de orar a Dios sin desfallecer. Pasadas tres noches y sin ver mejoría, la noche siguiente los venció el sueño. Al despertar el niño -que había sido desahuciado- respiraba con normalidad, ya no tenía fiebre y “un enrojecimiento en forma de T era visible en cada mejilla”, escribiría luego su padre Gabriel Bouhours.
 
Nadie dudó de la mediación de Santa Teresa del Niño Jesús y al poco tiempo viajaron a Lisieux para agradecer la sanación.  En un escrito posterior, del 8 de septiembre de 1948, el doctor Dives, médico tratante, escribió a su colega el doctor Carrière: "Gilles salió con gran dificultad de este mal paso, aparentemente sin secuelas. En dos o tres ocasiones hizo después accidentes digestivos sin gravedad y me pareció en perfecta salud cuando la familia salió de Bergerac".

Elegido por Dios, educado por la Virgen

El niño de forma espontánea comenzó a mostrar una devoción por la oración y ofrecimientos de penitencia, poco habitual para alguien que apenas había aprendido a hablar.

Pronto se haría evidente que Dios en su infinito misterio de misericordia le comenzaba a formar para una particular tarea. Y tendría por maestra nada menos que a la Santísima Virgen María.

Los biógrafos en diversos libros sobre la vida de Gilles Bouhours, citan que el niño testimonia haber tenido una primera aparición el 30 de septiembre de 1947 en Arcachon. "La Santísima Virgen tenía un vestido blanco, la cabeza cubierta con un velo amarillo", describió el pequeño.

El 15 de agosto de 1948, una nueva visión fue descrita en detalle por el niño: "Veo como un gran botón (la tierra) y por encima, una gran bestia, como un lagarto con cola grande y piernas grandes. No muy lejos, veo como un caballero con plumas en la espalda". Sin saberlo, el pequeño Gilles describía la presencia del arcángel San Miguel y  al demonio.

Ese mismo día refiere haber visto nuevamente a la Santísima Virgen María -“vestida de azul pero sin velo”-, quien le pidió unirse a la procesión organizada por los peregrinos de Espis y cantara: "Con nosotros está la Reina".

Durante su breve vida el pequeño Gilles continuaría viendo y escuchando a la Santísima Virgen María, animándole a orar  para unirse a la lucha del arcángel San Miguel en beneficio de las almas.
 
Un secreto bien guardado
 
El 13 de diciembre, Gilles comunicó a su padre que la Santísima Virgen María le había confiado un "secreto" que debía comunicar sólo al Papa. Algo incrédulo Gabriel, el padre,  le pidió le explicara en algo este asunto, pero el niño no vaciló en resistirse a decir algo.
 
Intentando hacerle desistir algunos días después el padre le sugirió al niño le explicara a la Virgen María que no tenía dinero para viajar a Roma. Así lo hizo Gilles y grande sería la sorpresa de Gabriel cuando el pequeño lo confrontó: “La Santísima Virgen María me ha dicho que sí tienes dinero para el viaje y no te preocupes por lo demás, todo se solucionará”.

Finalmente partieron a Roma y se hospedaron en un Colegio Mayor donde nada les cobraron por la estancia. Pudieron concertar entrevista para el jueves 10 de diciembre de 1949 a las 11 de la mañana. Sin embargo no fueron recibidos sino hasta el día 12 siguiente. Cuando Guilles se percató que la Audiencia no era privada sino junto a otras personas, se negó a decir nada.

Contrariado su padre regresó con el chico a Francia. Finalmente serían recibidos por el Papa Pio XII el 1 de mayo de 1950. En la audiencia el niño pidió al Papa quedarse a solas con él. Solo entonces Gilles se acercó al Santo Padre y le comunicó el mensaje: "La Santísima Virgen María no está muerta, ella ascendió al cielo con su cuerpo y alma". El Papa se mostró visiblemente emocionado tras escuchar al pequeño.

El signo del cielo

En 1939 luego de ser elegido Papa, una de las certezas de Pio XII era que debía proclamar el Dogma de la Asunción. Todos los estudios e investigaciones previas, los que él encargó, la propia tradición de la Iglesia confirmaban el anhelado dogma. Pero teólogos alemanes mantenían discrepancias. Para zanjar este asunto el 1 de mayo de 1946 Pio XII envió a “patriarcas, primados, arzobispos, obispos y otros ordinarios…” la encíclica Deiparae Virginis, consultando su parecer sobre la Asunción de María y propuesta de definición del dogma. Luego de esto –al decir de los cronistas- el Papa oró rogando a Dios un signo que dejara claro el asunto.

El pequeño Gilles Bouhours, señalan sus biógrafos,  fue preparado y enviado por la Virgen María a presentar el signo que Papa Pio XII esperaba. El 1 de noviembre de 1950 Papa Pio XII proclamó el Dogma de la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma a los cielos en la constitución apostólica Munificentissimus Deus.

Luego, el 11 de octubre de 1954, en su encíclica Ad Caeli Reginam, el Papa señaló la realeza universal de la Santísima Virgen María.
 
 El 24 de febrero de 1960 Gilles enferma sin que los médicos logren diagnosticar la causa del deterioro orgánico y tras recibir la Unción de los Enfermos, confesarse y comulgar, falleció. Era apenas un adolescente.

Sobre su tumba en el cementerio de la aldea Seilhan (departamento de Alto Garona Montréjeau), se encuentran grabadas estas palabras que él mismo pronunció: “Amad a Dios y a la Santísima Virgen. Ofrecedles todos vuestros sufrimientos. Y así recobraréis la paz del alma. Gilles”.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
Abren registro para ofrecer misas por tus difuntos en la casa donde nació San Antonio de Padua
P. Enrique Montes: "La oración de los mártires en el cielo es el medio que Dios elige para poner fin al mal"
Fue una frívola marquesa de España y hoy dice recibir visiones particulares de Jesús y la Virgen María
La poderosa fuerza que transformó el dolor de un huérfano en vida y esperanza para miles de jóvenes
Orissa, donde incluso los hindúes cultores del yoga doblan sus rodillas ante Cristo
El Arzobispo que sobrevivió a Fidel Castro defiende la fe: "Esta es la hora del Espíritu"
En la muerte y más allá, un Ángel cuida de ti
Científicos encuentran rastros de un milagro atribuido a San Francisco de Asís
Seminarista menor que en el amor arriesga: "Siendo sacerdote hay mucho que torear"
Stanley, el mártir beato que un Seminario calificó "sin la habilidad intelectual necesaria para ser sacerdote"


Orar Con El Rosario De Nuestra Señora

Orar Con El Rosario De Nuestra Señora

Dios a la vista

Dios a la vista

Son tres los que se casan

Son tres los que se casan

LO MÁS LEÍDO
1 Claudia Cardinale revela que fue violada y no abortó: "De esa violencia nació mi maravilloso Patrick"
2 Fue una frívola marquesa de España y hoy dice recibir visiones particulares de Jesús y la Virgen María
3 P. Enrique Montes: "La oración de los mártires en el cielo es el medio que Dios elige para poner fin al mal"
4 Chilenos llaman a rezar "Un Millón de Rosarios por el Papa"
5 Revolución rusa, 100 años después
6 Fátima, la urgente alerta de la Virgen María que confirma y proyecta lo que anunció en Lourdes
7 Agnes perdonó a los asesinos de su esposo e hijo y se opone a la "pena de muerte"
8 Abren registro para ofrecer misas por tus difuntos en la casa donde nació San Antonio de Padua
9 Orissa, donde incluso los hindúes cultores del yoga doblan sus rodillas ante Cristo
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |