Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 17 de julio de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Nuestros orígenes: lo que somos y podemos ser

Nuestros orígenes: lo que somos y podemos ser
Actualizado 15 junio 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
María Esther Gómez de Pedro   


“Dime con quién andas, y te diré quién eres”, dice el conocido refrán, y es cierto, pero también lo es este otro: “De tal árbol, tal astilla”. Ambos se originan a partir de una gran verdad del ser humano: no nos podemos entender ni explicar totalmente sin la referencia a los demás, sea desde nuestro origen, o en lo que hoy se denomina vínculos sociales, que nos marcan fuertemente en lo que somos como personas. El Principito apunta a esa gran verdad, que se capta con el corazón.
 
La vida, el ser, los hemos recibido como un regalo, aunque es tarea nuestra apreciarlo, llevarlo a su plenitud y desenvolverlo, y así hacerlo fructificar. Ese es el origen más profundo y remoto, sin el cual no nos podemos entender cabalmente. En efecto, no procedemos de la nada, como piensan algunos que creen que somos un producto del azar; todo lo contrario, las evidencias nos llevan a descubrir una intención y un designio en ese inicio de la vida. Podríamos no existir, y, sin embargo, existimos y cada persona existe en su particularidad y unidad, pues es absolutamente única e irrepetible. Pues bien, la filosofía metafísica realista siempre ha considerado que el ser y la vida que recibimos en último término procede de Aquel que es el Ser y la Vida, es decir, de Dios -verdad que reafirma más firmemente aun nuestra fe. Y precisamente por nuestra participación en el ser y la vida de Dios, quedamos vinculados a Él de una manera especial y originaria. Por eso hay algo, o mucho, en nosotros de esa huella divina que nos remite a lo absoluto y que es la causa de que sólo cuando lo hallamos, descansemos verdaderamente y logremos nuestra plenitud, como bien dijo San Agustín, el gran buscador de la verdad. Pero, junto a eso, al remontamos a nuestro origen también descubrimos la importancia de nuestros padres, de los que nacimos, nos educaron y rodearon de un ambiente apto para crecer y aprender lo más importante: a ser personas plenas. Tal vinculación se transforma en una deuda de gratitud hacia ellos, que, vivida de manera consciente y constante, se denomina virtud de piedad.
 
Con razón afirma santo Tomás de Aquino, “De dos maneras se hace un hombre deudor de los demás: según la diversa excelencia de los mismos y según los diversos beneficios que de ellos ha recibido. En uno y otro supuesto, Dios ocupa el primer lugar, no tan sólo por ser excelentísimo, sino también por ser el primer principio de nuestra existencia y gobierno. Aunque de modo secundario, nuestros padres, de quienes nacimos, y la patria, en que nos criamos, son principio de nuestro ser y gobierno. Y, por tanto, después de Dios, a los padres y a la patria es a quienes más debemos. De ahí que como pertenece a la religión dar culto a Dios, así, en un grado inferior, pertenece a la piedad darlo a los padres y a la patria” (Suma Teológica, II-IIa, q. 101, a. 1).
 
Tal deuda de gratitud se manifiesta mostrándonos “servicial y respetuoso con los padres del debido modo” (Ibid., a. 4). Y además agradeciendo y reconociendo no sólo todo lo recibido hasta ahora sino también lo que se nos sigue entregando. Ahí encaja la celebración del Día de la madre y del padre que, más allá de regalos materiales, busca dar un espacio real a esa gratitud hacia aquellos que, de manera tan especial, tanto nos entregan. Hace bien mirar, entonces, nuestros orígenes y dar gracias por lo recibido a Dios y a nuestros padres -y a los que nos ayudaron a crecer. Y, por lo mismo, hacernos conscientes de lo que somos y desde ahí relacionarnos con cuantos nos rodean hoy y con quienes nos vinculamos. Precisamente tales vínculos originarios dan a nuestra vida un sentido especial: porque siempre hay Alguien que nos ama y con Quien permanecemos vinculados, podemos superar la tentación de individualismo y de soledad -tan extendida- y salir de sí para dar amor a los demás, a aquellos con los que construimos los vínculos sociales.
 
Así, desde el amor conscientemente recibido con la vida, podemos a su vez darlo a cuantos nos rodean. Y transformar así esta sociedad. A lo que nos invita El Principito.
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Muerte digna
El niño, en la época alrededor de la Primera Comunión
La actualidad de un sermón anglicano
Renovación moral de nuestra sociedad
Se Necesitan - Particulares Tipos de Santos
Populismo, aborto y democracia
Oremos por nuestros gobernantes
Un día glorioso: entre el reclinatorio y el confesionario
¿El celibato en riesgo?
¡Los santos tienen algo para todos!

RSS
María Esther Gómez de Pedro es miembro de la Cruzada de Santa María en Chile. Licenciada en Filosofía, profesora de secundaria y Doctora en Filosofía por la Universidad de Barcelona, España. Directora Nacional de Formación e Identidad - UST
ARCHIVO
JUNIO 2019

Nuestros orígenes: lo que somos y podemos ser

Ver posts de otros meses

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El islam es una amenaza. Así lo percibe la mayoría de los alemanes según revela un estudio recién publicado
2 Ján Volko, campeón europeo de 60 metros: "Yo practico el atletismo para la gloria de Dios"
3 La Carmelita, Reina y Madre de la Fe
4 Papa Francisco llama con firmeza a realizar la "misión de salvación y liberación"
5 Un corazón de madre de 15 años
6 ¿Quién es la misteriosa "dama de azul" que ha llevado al bautismo a una joven de 15 años?
7 Ante fatuas predicciones proponen recordar la misión y el exorcismo: Jesús derrota el poder de Satanás
8 La Virgen de Chiquinquirá salvó la vocación sacerdotal de fray Carlos Alzate, actual rector de su Santuario
9 ¡Los santos tienen algo para todos!
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |