Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 26 de septiembre de 2018
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Nuevamente el Santísimo venció al mal frenando una matanza

Nuevamente el Santísimo venció al mal frenando una matanza
"Es una experiencia pascual: solamente desde la fe podemos enfrentar una realidad tan dramática".
Actualizado 29 junio 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz/ Alfa y Omega   


Monseñor Silvio José Báez es obispo auxiliar de Managua y una de las voces más firmes contra la dictadura y la violenta represión de Daniel Ortega hacia al pueblo nicaragüense. Recibe constantes amenazas de muerte y ya es conocido como el Romero de Nicaragua. El pasado jueves caminaba entre trincheras junto al cardenal Brenes y al nuncio Sommertag por las calles de su ciudad natal, Masaya, Santísimo en mano, para evitar más matanzas que, en estos días, se han cobrado incluso la vida de bebés. «La situación de represión es tan desproporcionada» que, además de los ataques a manifestaciones pacíficas, «grupos parapoliciales» entran en las ciudades «lista en mano que consiguen por medio de espías para apresar a la personas que apoyan a la población, torturarlas y hacerlas desaparecer». También hay francotiradores «colocados para disparar a la cabeza o al corazón de los más activos en las protestas». Este es el contenido principal de la entrevista que dio al portal de la arquidiócesis de Madrid Alfa y Omega.
 

¿Se están reactivando viejas divisiones en Nicaragua que se creían ya cerradas? 
Siempre las crisis políticas, sobre todo cuando van acompañadas de represión violenta contra el pueblo, provocan grandes divisiones y profundas heridas sociales. Ciertamente, después de que se supere esta crisis quedarán muchos resentimientos en los corazones, mucho odio entre las personas y desequilibrios emocionales a nivel personal y familiar. Quedará una sociedad herida y dividida, por lo que en el futuro la Iglesia tendrá delante una inmensa tarea de sanación interior de las personas y de promoción de procesos de reconciliación profunda.
(...)



La Iglesia intenta una y otra vez salvar este diálogo. ¿Cree de verdad que merece la pena?
Los obispos estamos convencidos de que, aun con toda su fragilidad, es la única salida pacífica y constitucional a la crisis que estamos viviendo. Sin el diálogo la violencia sería peor. Pero, realmente, ha sido un riesgo desde el inicio. Yo lo dije desde que se planteó la posibilidad: podía ser una estrategia del Gobierno para ganar tiempo, para manipular o desprestigiar a la Iglesia, para desviar la atención de los grandes problemas… Ahora, el Gobierno continuamente con su intransigencia bloquea el diálogo. Pero nosotros, aunque lo hemos suspendido algunas veces, lo mantenemos vivo, porque sigue siendo una esperanza y un gran interrogante. Cada vez que se realizan las sesiones toda Nicaragua tiene la oportunidad de verlas en vivo por la televisión; es un medio para hablar con el Gobierno o para escucharle y, al mismo tiempo, una especie de válvula de escape para todos. Hasta ahora los frutos han sido pocos, pero creemos que tenemos que mantenerlo a pesar de toda su debilidad.

Hay informaciones de que, además de la represión contra los manifestantes, hay francotiradores en las ciudades y asesinos a sueldo con una lista de personas a las que matar. ¿Puede confirmarlo?
Estamos viviendo una situación de represión desproporcionada y excesivamente violenta de parte del Estado hacia la población civil. Una de esas expresiones es el ataque a manifestaciones pacíficas, pero además, se están produciendo también represiones contra ciudadanos que están atrincherados en los tranques  –barricadas en las calles–, que sirven como expresión de protesta pero también como defensa para evitar que las fuerzas militares entren en las ciudades. En los lugares donde la Policía Nacional y los grupos parapoliciales –que son grupos armados, entrenados, financiados y dirigidos por la Policía–, han destruido los tranques y han logrado entrar a las ciudades, van con lista en mano que han conseguido por medio de espías e infiltrados en los barrios, que aquí la gente llama orejas, buscando de casa en casa a las personas que más visiblemente han apoyado a la población, para apresarlas y luego torturarlas o hacerlas desaparecer. Además, es escandalosa la presencia de francotiradores en algunos puntos altos de las ciudades, colocados expresamente para disparar a la cabeza o al corazón contra las personas que parecen más activas en las protestas ciudadanas. Todo esto ha creado un ambiente de terror. La gente vive con miedo, no logra dormir, y estamos continuamente esperando dónde surgirá el próximo ataque y cuántos muertos más tendremos que contar.

Esta semana los obispos pedían elecciones anticipadas para marzo de 2019.
La opción de las elecciones anticipadas es una salida constitucional y por eso los obispos hemos apostado por esta opción. Daniel Ortega tendría que permanecer en el poder hasta 2021, pero él, como presidente; su mujer, como vicepresidenta; su Gobierno y todo su entorno han mostrado tal rostro de crueldad y han sembrado una situación de terror tan grande que en este momento es un Gobierno no solamente sin autoridad moral, que la gran mayoría de los nicaragüenses rechaza, sino que se ha mostrado como un Gobierno sin capacidad para gobernar. Por lo tanto, la salida son elecciones anticipadas.
(…)

¿Y usted, monseñor Báez? Le vemos siempre incansable, gritando para que no sigan asesinando a su pueblo. Déjeme preguntarle si tiene miedo, si siente que Dios no le abandona, que no abandona a su pueblo.
No siento miedo, y creo que es una gracia del Señor. Pienso poco en mí mismo, me dedico a proteger a la gente, a consolar a quien sufre y a iluminar y a denunciar desde el Evangelio las amenazas y los peligros que puede sufrir el pueblo. Sí que me preocupa un poco mi familia, pero no me falta el consuelo y la fuerza del Señor. A veces llega el desánimo, ciertamente, por no ver los frutos, por experimentar la propia fragilidad y la propia impotencia… Pero debo confesar que viendo el dolor y la angustia de la gente recupero la fuerza y, sobre todo, alimento mi confianza en la oración. Como carmelita descalzo estoy convencido de que las mejores batallas son las que se libran en el silencio de la oración, en las largas horas de adoración ante el Señor. Dios está siempre presente en mi vida, a veces fuerte y luminoso con su Palabra, a veces silencioso y aparentemente lejano, pero siempre presente. El Señor tampoco abandona al pueblo, un pueblo crucificado. Así se lo dije al pueblo de Masaya, mi ciudad natal, el jueves. Masaya ha sido un pueblo crucificado, pero el Crucificado resucitó y Masaya resucitará. Es un pueblo creyente donde los obispos vemos cómo la fuerza de la resurrección de Jesucristo se hace presente. Es una experiencia pascual: solamente desde la fe podemos enfrentar una realidad tan dramática.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Fe y Cultura
Un desconocido y sagrado lugar conserva desde los primeros tiempos del cristianismo la devoción del Rosario
Psicóloga afirma que los demonios también podrían ser la causa de algunos trastornos del sueño
Que la Iglesia "sea auténtica" y "apueste" por los jóvenes, arenga la española Clara Colmenero
"Servir a los más necesitados, junto a los misioneros, es un privilegio"
Abusos de estado contra el sacramento de la confesión
El Islam con su faceta violenta puede conquistar en Europa el ámbito político: La advertencia de un experto
Cura de don Guanella confidencia su experiencia celebrando las llamadas "misas de sanación"
"Peregrinos de la esperanza" y vidas transformadas en el Camino a Santiago de Compostela
El público arrepentimiento y reparación del hombre que profanó una imagen de la Virgen en Argentina
¿Cómo rehacer la propia vida tras estar en una secta?


Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

El don de la comunión trinitaria

El don de la comunión trinitaria

Relatos de un peregrino ruso

Relatos de un peregrino ruso

LO MÁS LEÍDO
1 Crisis y Esperanza: el horror de los abusos en la Iglesia
2 El Papa confirma que ha sido su decisión un Acuerdo con China y reitera que "el diálogo es el camino"
3 Científico reconoce veracidad de los estigmas en Padre Pío
4 Pablo: Mi vocación de sacerdote se la debo a San Juan Pablo II
5 Un desconocido y sagrado lugar conserva desde los primeros tiempos del cristianismo la devoción del Rosario
6 Los Testigos de Jehová violentaron su dignidad y tras muchas calamidades testimonia: "Dios me sanó"
7 Una gran lección para hoy de la Virgen María
8 Creía que esa secta de yoga era un paraíso y el gurú la inició en el "sexo tántrico" a los 15 años
9 Un adicto a la coca y heroína relata que alcanzó "paz y libertad" rezando al Santísimo Sacramento
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |