Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 9 de julio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Olvidaron lo fundamental

Olvidaron lo fundamental
Actualizado 26 junio 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Francisco Javier Astaburuaga Ossa   


En su artículo de opinión del domingo recién pasado – 21 de junio – en el diario El Mercurio, don Carlos Peña, haciendo escarnio de la política y la religión, señala: Unos y otros olvidaron lo fundamental: cuán indigente es la condición humana. 

Al respecto, al menos desde la fe católica, preguntamos: ¿las reiteradas intervenciones del Papa Francisco animando la esperanza desde el inicio de la pandemia, invitándonos a rezar y estar cercanos con los enfermos de covid19 y todo el personal de salud que los atiende, acaso es olvidar a la persona humana? 
¿La preocupación del Papa con ayudas concretas para los enfermos, es olvidar la dignidad de la persona? 

De igual forma: ¿Las reiteradaacciones sociales de cada parroquia y comunidad de base para vivir la caridad, ayudando a superar el hambre de muchas familias más necesitadas a lo largo de Chile, es signo de habernos olvidado de la indigente condición humana? ¿Nos hemos dado tiempo para ver el programa de ayuda humanitaria “Nadie está solo” en www.iglesia.cl y conocer todo lo que se está haciendo? Asimismo, ¿acaso los más de 30 sacerdotes del clero de Santiago – y cuantos más en regiones - dedicados a atender a los enfermos de Coronavirus en los hospitales de la región metropolitana, no son una especial preocupación por la dignidad del enfermo y el consuelo de sus familias y personal de salud

Y podríamos alargar la lista de acciones concretas que se están realizando por las comunidades católicas con los laicos en “la primera línea” de la caridad y no de la violencia en todo el país, facilitando lugares para residencias sanitarias y acogida de migrantes, junto a tantos servicios silenciosos que laicos y sacerdotes comprometidos, junto a sus pastores, están concretando en favor de los más pobres y necesitados en estos tiempos de pandemia

En suma, es cierto que podemos mejorar y mucho, pero no estamos sentados y viendo desde la galería lo que pasa en el país.

La permanente renovación y conversión pastoral nos interpela a poner a 
Jesucristo en el centro siempre, tal como nos dijo el Papa Francisco el año 2018 y poder caminar para superar una Iglesia que se había centrado en sí misma. Y Jesucristo está en el sufriente, en el enfermo y en el más necesitado de bienes materiales y espirituales, en ese médico y enfermera que siendo o no creyente, entrega la vida en los hospitales. Jesucristo está en todos aquellos que sufren a causa de la pandemia ahora y también después de pasada la crisis porque los problemas no se solucionaran de un día para otro. Dios nos conceda la gracia de perseverar en el servicio de la caridad, fortaleciendo la fe y animando la esperanza.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La moral del Diablo
Un magisterio para la paz y contra la hipocresía
Evangelizar y reforzar la conciencia de ser pueblo de Dios, liberar el mundo, sanar la Tierra, conquistar el espacio (I)
Estatuas
Cuando el Evangelio resulta difícil
La perenne normalidad eucarística
Feminismos contrapuestos
Cartas del sobrino a su diablo (XX)
Dignidad
Verdad, poder y censura

RSS
Francisco Javier Astaburuaga Ossa es sacerdote, Bachiller en Teología, Licenciado y Doctor en Derecho Canónico Pontificia Universidad Lateranense de Roma.
ARCHIVO
JUNIO 2020

Olvidaron lo fundamental

Ver posts de otros meses

ABRIL 2020 (1 artículos)

MAYO 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (2 artículos)

AGOSTO 2017 (3 artículos)

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2014 (3 artículos)

JULIO 2014 (3 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 La moral del Diablo
2 Se exponen a violentos ataques del demonio quienes usan el exorcismo de León XIII sin estar facultados por la Iglesia
3 "Ora et Labora". "A Dios rogando y con el mazo dando". Católicos que viven las exigencias del amor fraterno
4 Cardenal Cañizares denuncia "obra del diablo": crean vacunas contra el Covid 19 "con células de fetos abortados"
5 Estatuas
6 El tratamiento contra el cáncer del actor Val Kilmer y el peligro de la secta Ciencia Cristiana
7 Santos violentados por el racismo lo enfrentaron desde la fe
8 Ponte, el escritor homosexual que cuestiona en Italia ley sobre homofobia y transfobia
9 Feminismos contrapuestos
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |