Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 4 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Pablo: Mi vocación de sacerdote se la debo a San Juan Pablo II

Pablo: Mi vocación de sacerdote se la debo a San Juan Pablo II
Un apasionante proceso vivido al abrigo de la gracia de Dios actuando en la familia, en el Camino Neocatecumenal; sumado a la generosa respuesta de fe del que ha sido llamado.
Actualizado 21 septiembre 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Con el empuje vigoroso de las almas enamoradas de Dios, Pablo, un joven valenciano de 25 años, nacido en Torrent como el quinto hijo en una familia de 11 hermanos, regala en una publicación del portal “Jóvenes Católicos”, la apasionante aventura de su alma desde que, con 13 años, el año 2006, se abrió a cultivar el vínculo con Dios en una comunidad del Camino Neocatecumenal. Concretamente la 3ª comunidad de la parroquia de la Sagrada Familia de Torrent.
 
El año 2000 cuando tenía cinco años dejó España y partió con su familia como misioneros a Costa Rica. Estuvieron allí cinco años y aunque al comienzo no era muy consciente de la implicancia de esta experiencia la siembra daría frutos con los años.

Dejaremos que sea él mismo quien narre los momentos más significativos de su intimidad espiritual que lo llevó a considera el sacerdocio…

 
“Todo ocurrió con la beatificación de Juan Pablo II. Mi parroquia organizó un viaje para ir Roma y participar de esta fiesta. Yo no quise ir. Había oído hablar muy bien de Juan Pablo II y sé que fue el Papa que estuvo cuando yo nací hasta que murió en 2005, pero yo pensaba que no tenía nada que ver con ese hombre así que en Roma no se me había perdido nada.
 
Se fueron casi toda mi familia, en casa quedamos yo y mi hermano mayor. El sábado después de la Eucaristía me voy a casa, ceno y, después de cenar, se pone en mi cabeza la duda o la cuestión ¿Quién es Juan Pablo II? ¿Quién era este hombre, qué ha hecho, porqué es tan aclamado? Así que me puse investigar sobre su vida. Busqué en internet todo lo referente a Juan Pablo II. En un documental sobre su vida me llamó la atención una cosa que dijo. Juan Pablo II, si no recuerdo mal, estaba en una sinagoga en Italia y dijo una palabras que calaron en mí. No me acuerdo exactamente de las palabras pero dijo algo como que las religiones monoteístas debían de dar a conocer a Dios al mundo porque hay gente en el mundo que no conoce a Dios. Este “hay gente en el mundo que no conoce a Dios” fue lo que me marcó y en ese momento pasó por mi cabeza la idea de ser sacerdote.
 
Para entender esto hay que mirar un poco mi historia. Cuando volví de Costa Rica era un adolescente y hacía lo que muchos adolescentes hacían: fumar tabaco, beber e incluso fumar porros. Estaba en una parte de mi historia en el que no entendía muchas cosas de mi vida, mi historia, mi familia y como refugio me refugiaba en los amigos, en el fumar porros, beber etc. Gracias a Dios y a mi comunidad Neocatecumenal pude dejar este mundo, pero aun así no tenía motivos para creer. Es verdad que yo he visto a Dios en la historia de mi familia como transcurrió la misión que fue con muchas dificultades pero nunca nos faltó de nada.
 
Entonces volviendo al momento en el que estaba en el vídeo. Ese momento marca un antes y un después en mi vida. No es que no creyera en Dios en ese momento pero necesitaba pruebas para tener mi propia fe. Un niño, al que se le trasmite la fe vive de la fe de sus padres y es la base de la suya, pero necesita pasar a tener sus propios motivos, sus propias experiencias. Entonces me encuentro con que en mi cabeza, después de esto, pasa la idea de ser sacerdote; no sé por qué, simplemente pasó. Yo me puse nervioso porque no lo quería. No es la primera vez que me planteaba lo de ser sacerdote pero antes por miedo a lo que pensarían de mi dejaba la idea de lado.
 
Bueno yo en ese momento no sabía que pensar. No dije nada hasta el lunes que llegó mi familia de Roma. Reuní a mis padres y le conté lo que me pasó el sábado por la noche. Mi madre empezó a llorar, yo pensaba ¡hombre tampoco es para tanto! Y mi madre me dijo: ¡es lo que le he pedido a Juan Pablo II! Mi parroquia tiene costumbre de en un momento dado de cualquier peregrinación entrar a un templo significativo y rezar allí y ofrecerle al santo o virgen del lugar una intención particular y no sólo eso sino escribirla y dejarla por alguna parte de la Iglesia, y mi madre le pidió a Juan Pablo II un hijo sacerdote y parece ser que se lo está concediendo.
 
…Estuve un año de discernimiento en casa y al final hablé con mi párroco y miramos la posibilidad de continuar aquí en Valencia y si soy sincero entré por probar a ver si el Señor me seguía llamando al sacerdocio y entré para un año y ¡ya voy por el tercero! Si miro atrás y la experiencia de estos años en el diocesano solo me sale decir que el Señor es grande y misericordioso. El otro día nos dieron una charla increíble sobre el discernimiento y el sacerdote nos decía: “Cuando un chico pide entrar a un seminario lo que se busca en él no es que esté capacitado para ordenarse al día siguiente, sino que tenga capacidades, se buscan capacidades. Que sea capaz con la ayuda de Dios, a través de los formadores y el director espiritual, de ir superando obstáculos”. Esto me encantó porque resume el tiempo que he vivido del seminario: un tiempo de combate, de superación, de aprendizaje, incluso de llegar a conocer tus límites y reconocer que eres capaz de unas cosas y de otras no, de reconocerte débil y necesitado y pedir ayuda. Y además yo tengo otra gracia que me ha concedido el Señor: que es tener una comunidad de fe que es mi comunidad Neocatecumenal. Una comunidad que desde que surgió la vocación se ha ido alimentando todas las semanas de palabra, eucaristía y convivencia, ahí también he aprendido a conocerme y a confirmar a aquello que el Señor había puesto en mi corazón que es la vocación, que antes no quería y ahora la tengo como un tesoro.”
 
 
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Personajes
Beato Ceferino, "El Pelé": Gitano martirizado por su devoción al rosario
El padre Giuseppe fallece tras ceder a un joven desconocido el respirador artificial que sus feligreses le habían enviado
"Yo era un delincuente, hasta que por primera vez en mi vida me sentí amado"
"Tú para cura". Con diez años Teo sintió que Dios le llamaba a ser sacerdote
La intuición profética en una mujer de Dios: Chiara Lubich
Nuevo video documental ofrece un vistazo a la vida de Benedicto XVI al interior del Vaticano
Ex líder de Femen Brasil reconoce: "No se puede ser feminista y católica porque son doctrinas antagónicas"
"El continente negro me purificó la mirada, me ensanchó el corazón", dice agradecida la hermana Magdalena Quiroga
La fe, la oración y el perdón fueron más fuertes que la maldad del infierno Nazi
Una joven atea, feminista radical y que practicaba abortos, dice que Dios le habló durante una misa en el Himalaya


Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 No. Los astrólogos y los videntes no predijeron el coronavirus, ni pueden predecir nada
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En su noche oscura, colapsada por las crisis de pánico, Pauline conoció el amor de Dios Padre
5 El exorcista italiano Paolo Carlin: "es imposible conciliar la perspectiva de la New Age y la cristiana"
6 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
7 Beato Ceferino, "El Pelé": Gitano martirizado por su devoción al rosario
8 Acto Penitencial 3
9 Ante el Día de las Víctimas del Terrorismo
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |