Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 29 de julio de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Padeció al extremo por ser hija de una monja y posesa del demonio. Hoy es beata protectora de los exorcistas

Padeció al extremo por ser hija de una monja y posesa del demonio. Hoy es beata protectora de los exorcistas
En su soledad se consolaba con el rezo del rosario, recitando salmos y oraciones compuestas por ella misma.
Actualizado 9 abril 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Desde que nació en Padua (Italia) y durante toda su vida, Lucrezia Bellini enfrentaría un duro estigma. Era la hija de dos amantes: Maddalena Cavalcabò, una libertina monja del Monasterio de San Prosdocimo y un adúltero escudero de la ciudad, Bartolomeo Bellini. Pero no sería su única cruz, porque tras cumplir cuatro años y hasta poco antes de morir, el cuerpo de Lucrezia sería poseído por Satanás y sus demonios. Ella afrontó todas estas tribulaciones aferrándose con fe a Cristo.
 


El escándalo que desató su nacimiento en Padua forzó a que la madre de Lucrezia abandonase el Monasterio. Cuando la niña cumplió siete años, su padre la entregó al cuidado del mismo Monasterio donde había vivido su madre, cuya abadesa y varias monjas de la comunidad, eran conocidas por sus excesos. Recién tras la muerte de la abadesa el obispo Jacopo Zeno intervino el Monasterio. Todas las monjas y niñas que se educaban en el lugar regresaron a sus hogares. Lucrezia no tenía donde ir y permaneció allí.
 
A las pocas semanas llegó al Monasterio una nueva comunidad de monjas; eran benedictinas procedentes del convento de S. María de la Misericordia, bajo la guía de la abadesa Giustina de Lazzara. Lucrecia, ya con dieciocho años, pidió entonces entrar a esta Orden y un 15 de enero tomó el hábito benedictino, eligiendo por nombre: Eustochio. Fue entonces que el demonio, quien durante algún tiempo la había dejado en paz, hizo manifiesta su posesión del cuerpo de la joven.
 
Contra su voluntad, Eustochio realizaba diversos actos contrarios a la Regla de san Benito; llegando a manifestarse en ella Satanás de forma tan violenta que las hermanas -aterrorizadas e ignorantes de los recursos dados por Cristo para tal batalla-, decidieron atarla durante muchos días a una columna. La joven, aunque no siempre podía tener el dominio de su cuerpo, ofrecía a Cristo este padecimiento orando por ayuda a la Virgen, a San Jerónimo y San Lucas, de quienes era devota.
 
Pasados algunos días y viéndola serena, liberaron a la joven de la columna. A las pocas horas la abadesa enfermó sin causa aparente y las abusivas monjas no dudaron en acusar a Eustochio de brujería, encerrándola luego en una celda durante tres meses a pan y agua. Lejos de guardar rencor o victimizarse, la joven novicia ofrecía en oración sus padecimientos rogando a Dios misericordia para su madre y su padre, que la habían concebido de forma ajena a las enseñanzas de Jesús en los Evangelios. En su soledad Eustochio se consolaba con el rezo del rosario, recitando salmos y oraciones compuestas por ella misma.
 
Una vez liberada, volvió a ser atormentada por el demonio, con flagelaciones sangrientas, vómitos incontrolables y otros extraños sufrimientos que soportó con intachable paciencia. Esto convenció a las hermanas de sus virtudes y finalmente un 25 de marzo fue admitida a la profesión solemne y como era costumbre en la época, dos años después se le impuso el velo negro de las benedictinas.
 
Su vida no fue larga. Había sido una mujer de gran belleza que las posesiones diabólicas, las enfermedades, ayunos y penitencias, habían reducido a un esqueleto viviente; de hecho, los últimos años de su vida los pasó casi siempre en la cama, enferma, absorta en la oración y la meditación de la Pasión de Jesús.
 
Murió en paz y gracia de Dios a los 25 años, el 13 de febrero de 1469. Tras recibir los últimos sacramentos Cristo permitió que el demonio la dejase en paz y su rostro recuperó la belleza que Dios Padre creador le regalaba. Cuatro años después de su muerte, el cuerpo fue exhumado del primitivo sepulcro. Acto seguido, el espacio que había albergado su cuerpo comenzó a llenarse con un agua cristalina que fue medio para muchos milagros.


 
Hoy, sus restos se conservan en urna de cristal sobre un altar de mármol en la Iglesia San Pietro de Padua. El retablo superior contiene una bella obra de Eugenio Guglielmi (s. XIX) que muestra a la virgen y beata benedictina Eustochio pisoteando al diablo. El Papa Clemente XIII, la proclamó beata en 1760. Su fiesta religiosa se oficia hasta hoy en la diócesis de Padua el 13 de febrero, siendo aclamada por sacerdotes y fieles como protectora de los exorcistas.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Acción del Mal
El filósofo R. Spitzer reflexiona: "Al final del día, el diablo y sus secuaces serán arrojados al infierno, y Dios ganará"
Asociación Internacional de Exorcistas publica un testimonio que alerta contra la práctica de la Meditación Trascendental
Exorcista Rossetti: En ocasiones el agotamiento repentino puede ser un "truco sutil" de los demonios
¿El asesino de Chiara Gualzetti actuó así por una posesión demoníaca? Un profesional en salud mental responde
La gurú New Age Lea Kaufman y su trampa del «Movimiento Inteligente»
«Me encontré con el diablo cara a cara», dice el sacerdote mexicano Rogelio Alcántara Mendoza
Sacerdote cubano advierte sobre la santería: «un mundo de miedos, culpabilidades y sufrimiento»
De niña vio a la Virgen María, pero en su juventud se dejó atrapar por la Nueva Era y acabó viendo al demonio
Secta china intenta captar a católicos y evangélicos a través de Facebook y WhatsApp
Diseñadora de joyas estuvo 10 años vinculada al Reiki. Hoy lo denuncia como «un horror» del demonio


La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Invocar el consenso para bloquear decisiones buenas
2 Dios se acerca cada día
3 Cosme y Damián, los gemelos predilectos del Espíritu Santo
4 La Eucaristía entre naturaleza y gracia
5 La alegría, una señal de Dios
6 Tentaciones vencidas desde el inicio
7 La plenitud del amor
8 Asociación Internacional de Exorcistas publica un testimonio que alerta contra la práctica de la Meditación Trascendental
9 El filósofo R. Spitzer reflexiona: "Al final del día, el diablo y sus secuaces serán arrojados al infierno, y Dios ganará"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |