Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 24 de noviembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA
El amor todo lo puede

Perdonó e intentó llevar a la fe en Cristo a quien secuestró, abusó y asesinó a su pequeña hija

Perdonó e intentó llevar a la fe en Cristo a quien secuestró, abusó y asesinó a su pequeña hija
Contra toda lógica del mundo y el corazón humano, la capacidad de amar y dar testimonio de su fe cruzó todo límite en la vida de esta excepcional madre.
Actualizado 16 mayo 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Lidia Astudillo Corona / Portaluz   


Clotilde Silva cuenta que la tarde del 27 de febrero del año 2008 en la localidad Isla Teja (Valdivia. Chile) todo parecía normal…
 
“Los niños jugaban en la calle pues todos los vecinos se conocían –precisa-, casi como una gran familia, no existían dudas o desconfianza”.
 
Era el estilo de vida en esta pequeña comunidad rural costera de Chile. Pero a medida que iba cayendo la noche y los niños regresaban a sus casas, se hizo evidente que algo había ocurrido con Sofía y Camila, dos pequeñas amigas de 6 y 7 años. Desaparecieron y nadie sabía dónde estaban.
 
Recuerda Clotilde que aunque su casa esa noche de incertidumbre por la ausencia de su hijita Sofía estaba llena de gente, sintió la intensa necesidad de refugiarse en el Espíritu Santo. Sin dudarlo se fue al ‘baño’ (servicio higiénico), se arrodilló y rezó: “«Prepárame Señor, dame fuerzas para afrontar lo que viene»… Hoy veo que el Señor me tenía preparada de antes, estuve tranquila, serena”, explica en esta entrevista exclusiva que ha concedido a Periódico Portaluz.

Fe probada en la cruz
 
En esa oración que elevaba a su “papito Dios” -como gusta llamarlo-, no sólo había abandono y confianza. Casi percibiendo lo que en ese instante podría estar viviendo su pequeña, recuerda que en su rezo suplicante continuó diciendo… «Señor, no permitas que Sofía sufra, cualquier cosa que ella tenga que pasar, pero que no sufra».
 
Al día siguiente, Clotilde partió hacia la Fiscalía para hacer los trámites legales en la denuncia de rigor por presunta desgracia. Pero al llegar su intuición materna de la noche anterior se consolidó en certeza. Habían encontrado los cuerpos de dos pequeñas... eran Sofía y Camila.
 
“Yo no quise verla -nos dice-, fue mi marido quien tuvo que pasar por ese momento; la prensa me preguntaba si yo había visto el cuerpo, pero no quise, me quedé con la imagen alegre y cariñosa de Sofía, así era mi hija y así quiero recordarla siempre”.
 
Sin embargo el informe de la autopsia que se hizo a su pequeña Sofía fue para ella, señala, una prueba de que Dios había escuchado aquella súplica que le hiciera en el baño de su casa… “Todas las atrocidades que el asesino le hizo a mi Sofi, fueron post mortem. Dios protegió a mi hija de la maldad terrenal, y es algo que no dejo de agradecerle”.

Testigo y apóstol del perdón
 
Fue de tal magnitud el impacto emocional del aberrante secuestro, asesinato y violación de ambas pequeñas en la comunidad, que pronto comenzaron a llamar al perpetrador “El chacal de Isla Teja”. Pero en el corazón de Clotilde no había cabida para el odio ni apelativos, ella –nos confiesa- “deseaba enseñarle el camino hacia Cristo”.
 
Así entonces en medio del proceso judicial, Clotilde tomó una decisión, que pocas madres tomarían en esa situación: Habló con su párroco, el padre Ivo Brasseur, pidiéndole su apoyo y ayuda para visitar en la cárcel al asesino.
 
“Yo quería verlo, mirarlo a los ojos y regalarle un Nuevo Testamento…el que era de Sofía. Decirle que ella lo leía y que yo se lo dejaba para que él también lo leyera, porque ahora tendría tiempo de conocer a Dios; y también quería que aprendiera a orar, para que pidiera por todos aquellos hombres que tuvieran la intención de hacer esa maldad… ese era mi deseo”
 
(Clotilde no podría concretar este anhelo de fe pues el asesino, ocho meses después de haber sido ingresado en el recinto penal de la zona, se suicidó).
 
El día que la comunidad se reunió en el cementerio para despedir a las niñas -comenta Clotilde-, la gente estaba eufórica y comenzó a gritar: «¡Qué lo maten, qué lo maten!». Ella, sin poder soportar la implicancia espiritual de aquel espectáculo, tomó un micrófono que había disponible en el lugar y dirigiéndose a la muchedumbre les dijo:
 
«Yo no quiero que lo maten, ¡no se debe hacer eso! ¿Qué se consigue con matar a esa persona?»…
 
“No recuerdo todo lo que dije –nos comenta emocionada-, pero hablé muchas cosas, que después me di cuenta que fue el Señor quien me hizo hablar, él hizo que me parara y hablara al público”.

El triunfo del amor por sobre el mal
 
Aquél día toda la comunidad de Isla Teja se había reunido y para Clotilde era un signo del amor de Dios y también una oportunidad de proclamarlo... “Llegaron personas de diferentes religiones, era como un templo maravilloso orando a Dios, unidos en una fe. Cuando me abrazaban, podía sentir en cada abrazo, cómo el Señor me sacaba el dolor y yo me aferré más a Cristo, pues él iba mitigando ese dolor con cada abrazo de las personas, era algo maravilloso. Nunca tomé tampoco tranquilizantes, no quise. Yo estaba con Dios y él estaba conmigo”.
 
Poder entregar su testimonio tras años de lo ocurrido, es para Clotilde una oportunidad que completa el dar razón de su fe… “Dios ha creado en mí un corazón sin rencor, sin odio hacia las personas. Yo soy una hija de Dios y debo actuar conforme al Señor, no como actúan los hombres. Él nos dice que tenemos que ser como niños y recibirlo. Cuando uno ama de verdad con el corazón, cuando tú abres tu corazón a Cristo, Dios te abre las puertas, tus ojos brillan de otra manera, pero cuando estás ciego, aunque tengas a tu lado la flor más linda no la vas a ver”, sentencia.
 
Clotilde, firme en la fe, hoy sólo recuerda la alegría de su hija. Vive en paz y con esperanza. “Mi Sofi está conmigo y algún día voy a estar con ella”, finaliza.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Personajes
Consultaba astrólogos, no asistía a misa, pero iba a Fátima cada año. Encontró a Dios "en la confesión y el cáncer"
El jinete de doma clásica Juan Matute Guimón estaba desahuciado, pero un cura le "trajo el Santísimo a la UCI"
Tiene apenas 10 años y enfrenta el cáncer aferrado a la fe: "Dios tiene un plan. Vamos a superar esto"
"Papi Pedro", el misionero que dio su vida en Ecuador salvando a siete niños de morir ahogados
En el corazón de los Himalayas un budista se rinde a Cristo gracias al consuelo sanador de la Virgen de Lourdes
Secuestrado por yihadistas su "único apoyo" era rezar el Santo Rosario. Ora por la conversión de sus carceleros
Dolindo Ruotolo: místico, exorcista, sanador de enfermos, sujeto de bilocaciones, "el padre Pío de Nápoles"
En el "Santuario María Auxiliadora" la Virgen conquista el corazón de un joven Mormón
El singular milagro que una enferma de ELA recibió en Lourdes
Asesinan en El Salvador a Rector del Seminario: "La sangre inocente de un buen sacerdote sigue irrigando la tierra"


San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Lavado de cara al tarot: lo presentan como autoconocimiento pero es una práctica ocultista
2 Asombrosa intercesión de una madre después de la muerte
3 Tiene apenas 10 años y enfrenta el cáncer aferrado a la fe: "Dios tiene un plan. Vamos a superar esto"
4 Papa Francisco: "Jesús reza con los pecadores. Cuando rezamos, él está con nosotros rezando"
5 En un Monasterio Trapense Dios le llamó a ser su apóstol entre los hombres que se prostituyen
6 No apoltronarse
7 ¿Qué tipo de casa puedes construir para mí?
8 Sinkiang, el Tibet y Mongolia: Genocidio cultural
9 Halloween y el límite del mal
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |