Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 8 de agosto de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Populismo, aborto y democracia

Populismo, aborto y democracia
Actualizado 8 julio 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Fernando Pascual   


En diversos lugares saltan las alarmas cuando grupos y partidos considerados como populistas empiezan a recibir votos y más votos, sobre todo si un día consiguen entrar en los parlamentos de modo más o menos relevante. Tales alarmas suponen, primero, la idea de que el populismo sería un daño para la vida social. Lo cual, hay que decirlo, significa admitir que entre las propuestas políticas algunas son buenas y otras son malas.
 
Segundo, tales alarmas, quizá de un modo no plenamente consciente, señalan un punto débil que afecta a los sistemas democráticos: su incapacidad de impedir que los populistas (y cualquier propuesta considerada como dañina) lleguen al poder.
 
Además, las alarmas ante el populismo están unidas, a veces de modo implícito, al miedo que tienen los grupos políticos "dominantes" y "tradicionales" de perder el control de la vida pública.
 
Es importante subrayar que algunas críticas y reacciones ante el auge de grupos populistas están unidas a propuestas que necesitan ser analizadas a fondo: las que buscan caminos para que malas propuestas, como las populistas, no lleguen a ocupar espacios decisionales en la vida pública.
 
¿Por qué habría que analizar a fondo tales propuestas? Porque significan superar el relativismo radical que algunos defienden. Según ese relativismo, toda propuesta sería vista como apta para entrar en el debate público y podría incluso tener un espacio en el parlamento si consigue los votos necesarios.
 
En realidad, existen constituciones y leyes que impiden a ciertos grupos el acceso a las elecciones. Por ejemplo, cuando las normas vigentes impiden la legalización de partidos promotores del racismo o de otras ideologías agresivas. Pero esas leyes son insuficientes y parciales cuando permiten a otros partidos defender ideas y programas que dañan gravemente la convivencia y que van contra derechos fundamentales de los seres humanos.
 
Por eso resulta sorprendente que algunos críticos del populismo deseen marginar, incluso prohibir, a ciertos partidos políticos, mientras aceptan, o incluso defienden, a otros partidos políticos que promueven ideas y programas a favor del aborto o la eutanasia.
 
Si de verdad uno quiere defender un sistema democrático basado en el principio de justicia y en la búsqueda de la tutela de los derechos de todos, sin exclusiones, debe ir en contra de cualquier forma de populismo dañino, y en contra de cualquier grupo que defienda el "derecho" de la muerte de los hijos antes de nacer.
 
No hay democracia sana cuando se legaliza a grupos políticos que defienden ideas como el racismo, el aborto o la eutanasia. Al revés, la democracia es sana cuando garantiza, eficazmente, la vida y los derechos fundamentales de todos.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La Violencia
A no cerrar nuestras puertas
Satanás entre nosotros
«El PCCh hackeó computadoras pertenecientes al Vaticano»
Una pasión tiránica
El derecho sagrado de sentirse humano
El Partido Comunista Chino anuncia una gran purga interna
Satanás y la familia
Ese Job que llevamos dentro
Mariano de Cavia, el periodista que creía en la Virgen del Pilar

RSS
P. Fernando Pascual es sacerdote, doctor en filosofía de la Universidad Gregoriana de Roma; Licenciado en Teología moral y especializado en Bioética.
ARCHIVO
JULIO 2020

Ese Job que llevamos dentro

Cuando el Evangelio resulta difícil

Ver posts de otros meses

JUNIO 2020 (2 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

JULIO 2014 (2 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 "Milingo", el arzobispo excomulgado y su falsa prelatura de sacerdotes casados siembra confusión
2 La Violencia
3 A no cerrar nuestras puertas
4 El dióxido de cloro o MMS: sustancia peligrosa con la que han intentado engañar incluso al Papa Francisco
5 «El PCCh hackeó computadoras pertenecientes al Vaticano»
6 Caminan por las calles de su ciudad cubriéndolas con el rezo del Rosario y rogando a Dios que reine la paz
7 Maligno abuso de brujos, videntes y santeros que intentan apropiarse de los santos católicos
8 ¡Un joven cura relata su impactante experiencia mística con Cristo Eucaristía!
9 Líder de la A.I.E. reconoce la frágil preparación de algunos sacerdotes exorcistas
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |