Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 10 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Por un sano feminismo

Por un sano feminismo
Actualizado 9 marzo 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mons. Felipe Arizmendi Esquivel   


Ver

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, hubo manifestaciones de toda índole. Y como ese día 8 era domingo, para que el efecto fuera más notable, en nuestra patria se propagó la consigna para el lunes 9: El nueve, ninguna se mueve. Y también: Un día sin nosotras. Es notable su capacidad de convocatoria y su creatividad.

¿Quién puede no apoyar la lucha de las mujeres por sus legítimos derechos? ¡Qué bueno que se organicen y se manifiesten! Ya deberíamos haber desterrado el arraigado machismo que seguimos arrastrando, como si fuera una cultura justificable. ¡No! No se puede justificar ningún tipo de violencia contra nadie, en particular contra la mujer, que por siglos la ha soportado, incluso con erróneas interpretaciones bíblicas. Los varones también la padecemos, desde el bulling familiar y escolar, hasta los abominables excesos del crimen organizado, pero nunca tánto como la ha sufrido la mujer.

Sin embargo, hubo quienes aprovecharon la fecha para insistir en lo que quieren imponer como un derecho femenino: abortar en forma legal, libre, segura y gratuita. Pregunto: Y si la que quieres abortar es una niña; ¿ésa no vale, no tiene derecho a vivir, derecho a que la respeten? El aborto es la peor violencia, porque es destruir, es matar a un inocente y verdadero ser humano. Ser persona no empieza a partir de la semana 12 de gestación, sino desde la fecundación. No pretendemos criminalizar a todas, pero deberían ser coherentes.

De igual modo, nunca faltan grupos radicales que se infiltran, que distorsionan y contaminan la causa. Quieren justicia, y son injustos. Exigen respeto, y no respetan ni inmuebles ni personas. Protestan contra la violencia, y son los primeros violentos. ¿Quién está detrás de ellos? ¿Quién les da recursos? El gobierno tiene medios para detectarlos y ponerlos en orden, para que no dañen más a la comunidad. Esos grupos no entienden ni atienden otras estrategias.

¿Y qué pensar de este letrero que alguien enarbolaba?: Ni Dios, ni patria, ni marido, ni partido; soy mía… Se le pasó enlistar a su mamá… Supongo que la mayoría de manifestantes no lo suscribe, pero da mucho qué pensar. La autora pretende endiosarse a sí misma; ser su propio ídolo.

Pensar

En su Exhortación Amoris laetitia, el Papa Francisco dice:

“Deseo resaltar que, aunque hubo notables mejoras en el reconocimiento de los derechos de la mujer y en su participación en el espacio público, todavía hay mucho que avanzar en algunos países. No se terminan de erradicar costumbres inaceptables. Destaco la vergonzosa violencia que a veces se ejerce sobre las mujeres, el maltrato familiar y distintas formas de esclavitud que no constituyen una muestra de fuerza masculina sino una cobarde degradación. La violencia verbal, física y sexual que se ejerce contra las mujeres en algunos matrimonios contradice la naturaleza misma de la unión conyugal. Pienso en la grave mutilación genital de la mujer en algunas culturas, pero también en la desigualdad del acceso a puestos de trabajo dignos y a los lugares donde se toman las decisiones. La historia lleva las huellas de los excesos de las culturas patriarcales, donde la mujer era considerada de segunda clase, pero recordemos también el alquiler de vientres o la instrumentalización y mercantilización del cuerpo femenino en la actual cultura mediática. Hay quienes consideran que muchos problemas actuales han ocurrido a partir de la emancipación de la mujer. Pero este argumento no es válido, es una falsedad, no es verdad. Es una forma de machismo. La idéntica dignidad entre el varón y la mujer nos mueve a alegrarnos de que se superen viejas formas de discriminación, y de que en el seno de las familias se desarrolle un ejercicio de reciprocidad. Si surgen formas de feminismo que no podamos considerar adecuadas, igualmente admiramos una obra del Espíritu en el reconocimiento más claro de la dignidad de la mujer y de sus derechos” (54).

“El sentimiento de orfandad que viven hoy muchos niños y jóvenes es más profundo de lo que pensamos. Hoy reconocemos como muy legítimo, e incluso deseable, que las mujeres quieran estudiar, trabajar, desarrollar sus capacidades y tener objetivos personales. Pero, al mismo tiempo, no podemos ignorar la necesidad que tienen los niños de la presencia materna, especialmente en los primeros meses de vida. La realidad es que la mujer está ante el hombre como madre, sujeto de la nueva vida humana que se concibe y se desarrolla en ella, y de ella nace al mundo. El debilitamiento de la presencia materna con sus cualidades femeninas es un riesgo grave para nuestra tierra. Valoro el feminismo cuando no pretende la uniformidad ni la negación de la maternidad. Porque la grandeza de la mujer implica todos los derechos que emanan de su inalienable dignidad humana, pero también de su genio femenino, indispensable para la sociedad. Sus capacidades específicamente femeninas —en particular la maternidad— le otorgan también deberes, porque su ser mujer implica también una misión peculiar en esta tierra, que la sociedad necesita proteger y preservar para bien de todos” (173).

Actuar

Padres de familia: eduquen a sus hijos varones en el respeto a la igual dignidad de la mujer, sin confusión de sexos; el género depende del sexo, no de la inclinación personal.

Educadores, comunicadores, legisladores y pastores: sigamos educando para esta equidad.
Varones: Un gran respeto hacia la mujer, valorando su identidad propia y su aporte a la humanidad. Gracias a ellas, vivimos. Respeto, como lo merecen nuestras madres y hermanas.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
"Virus del Partido Comunista Chino"
La vestidura del bautismo
Golpe de estado antropológico
La batalla final por la familia entre Dios y Satanás
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas

RSS
Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, Obispo de San Cristóbal de las Casas, México.
ARCHIVO
MARZO 2020

Nuestra Fragilidad

Por un sano feminismo

Ver posts de otros meses

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

JULIO 2019 (4 artículos)

JUNIO 2019 (3 artículos)

MAYO 2019 (2 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 ¡Transmisión online del Triduo Pascual junto al Papa Francisco!
2 El Santo profeta que predijo cómo será el fin del mundo
3 Psiquiatra Guillermo Restrepo: Para enfrentar los miedos, la angustia y la muerte recemos el rosario
4 Príncipe saudí, musulmán, llama a confiar en la Virgen María para superar la crisis causada por el Covid 19
5 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
6 No. Los astrólogos y los videntes no predijeron el coronavirus, ni pueden predecir nada
7 "Virus del Partido Comunista Chino"
8 "¿Qué está haciendo Dios ante nuestro dolor?" El Papa Francisco responde a esta y otras preguntas semejantes
9 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |