Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 15 de noviembre de 2018
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Preparando nuestra muerte ... ¡la vida es tan corta!

Preparando nuestra muerte ... ¡la vida es tan corta!
Actualizado 10 septiembre 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Rodrigo Vargas Pizarro   


Cada cierto tiempo, en algunas comunidades se habla sobre la vida, la muerte y el sentido de este paso tan importante para nuestra existencia.
 
Para algunos, el sólo hecho de oír la palabra "muerte" les produce espanto y cambian inmediatamente el tema de la conversación; otros, sorprendidos, escuchan atentamente las preguntas y las respuestas de los demás, no atreviéndose a contestar. Y otros tantos, se animan a sumergirse en ese tema tan apasionante que se trata nada más y nada menos, del fin de nuestra vida aquí en este mundo.
 
¿Nos gustaría recibir el Sacramento de la Unción de los Enfermos? Y si estamos en el proceso final de una enfermedad ¿Me gustaría saber que mi vida está a punto de terminar? ¿Me gustaría despedirme de mis seres queridos uno a uno?
 
Apenas comenzamos a responder surge en la asamblea una inquietud, que pronto se transforma en una animada y profunda conversación.
 
La mayor parte de las personas prefieren saber la verdad acerca de su estado de salud, por más terrible que pueda ser. Además, quisieran tener la asistencia de un sacerdote, la oración de la comunidad y la cercanía de la familia. Les encantaría despedirse de sus familiares más cercanos y así poder incluso, reconciliarse con quienes se pudieron haber distanciado o terminar procesos que aún no hubiesen podido terminar.
 
Entonces les sugiero algunas ideas que he extraído de los mismos parroquianos que ya partieron de este mundo y que son verdaderas herramientas espirituales que podrían ser muy útiles para esos momentos, como tener cerca del moribundo, reliquias, la imagen de la Santísima Virgen, un rosario, un escapulario, etc.
 
Otras ideas son que la familia o quienes estén acompañando, recen con ellos el Santo Rosario, el Vía Crucis, las Letanías de los Santos, les lean pasajes del Evangelio y los santigüen con agua bendita. Sé de algunos laicos que acompañan a los agonizantes cantando salmos o himnos.
 
Y es que esperamos con tantas ansias el nacimiento de un ser humano, que nos preguntamos ¿por qué no preparar también nuestra muerte con la solemnidad con que se hacía antiguamente?, por ejemplo, con el "ejercicio de la buena muerte" (que aparecía en los manuales de devoción llamados Oremus- San Juan Bosco practicaba esos ejercicios espirituales con sus jóvenes).
 
Últimamente he escuchado a hermanos y hermanas de los grupos laicales en los que participo, decir con especial simpatía: "quiero estar bien preparado para cuando me llame el Señor" o "ya no le tengo miedo a la muerte, al contrario, sería otra alegría más para mi vida de fe".
 
Entonces aumenta en nosotros la idea de ser santos e irradiar esa santidad a todos para que todos alcancemos la vida eterna.
 
Los santos nos ayudan muchísimo a esperar con alegría y esperanza a la "hermana muerte" como decía San Francisco de Asís; y a actualizar hoy, después de cien años y con fuerza, que "esta vida, no es la vida" o "hasta el cielo... la vida es tan corta", frases que decía con tanta jovialidad y simpatía (y siendo adolescente) Santa Teresa de Jesús de Los Andes.
 
Que al cielo nos lleven los ángeles y a nuestra llegada nos reciban los santos y la Santísima Virgen María, para conducirnos hasta la presencia de Dios que tanto nos ama. Anhelemos la vida eterna. Amén+

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La izquierda caniche
Caravana migrante, ¿enemigos?
El desafío del amor, el desafío de los jóvenes hoy
Moral de juventud
Iglesia y jóvenes, reforma en camino
¿Nos lleva el demonio a la Libertad?
Letrina de internet
Halloween, ¿muerte o vida?
Día de muertos: algo más que sincretismo
La trampa de la diversidad

RSS
Rodrigo Antonio Vargas Pizarro es sacerdote en la austral diócesis de Punta Arenas, Chile. Párroco en la Parroquia Santa Teresa de Los Andes es también Licenciado en Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Profesor de Educación Media en Religión y Moral y Capellán de algunas instituciones públicas.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (2 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (1 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

El don de la comunión trinitaria

El don de la comunión trinitaria

Relatos de un peregrino ruso

Relatos de un peregrino ruso

LO MÁS LEÍDO
1 Ante el Santísimo, atleta de élite Joseph Caraway decide dejar novia y carrera para ser sacerdote
2 "Jesús no tolera la hipocresía" destaca el Papa en su reflexión diaria del Evangelio
3 "El mundo de hoy necesita ministros de sanación espiritual y de reconciliación", dice el Papa a los Pasionistas
4 Una sociedad sin hijos
5 Más allá de la crítica y la indignación
6 El atractivo de la virtud
7 Médicos franceses protestan por mensaje del Papa
8 De ser ateo y practicar el ocultismo al encuentro con Dios por mediación de la Virgen María
9 Cuidados Paliativos amenazados por la Eutanasia. No basta con ocuparse del cuerpo y de lo psíquico
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |