Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 19 de agosto de 2018
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar

Sobre el suicidio y la desesperanza

Sobre el suicidio y la desesperanza
Actualizado 4 agosto 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


Durante siglos, el suicidio fue considerado como un acto de desesperanza y la misma desesperanza fue vista como el pecado más grave de todos.  En muchos círculos religiosos, la desesperanza era vista como el más pecaminoso de todos los actos y finalmente imperdonable.
 
Tristemente, aún queda un fuerte residuo de eso; el suicidio es visto por muchos como un acto de desesperanza, una afrenta a Dios y a la vida misma, una imperdonable renuncia a la esperanza. Muchas personas de la iglesia todavía ven el suicidio como un acto de desesperanza y como un pecado imperdonable contra el Espíritu Santo. Pero esto es un malentendido.  El suicidio no es un acto de desesperanza y no es un acto que no pueda ser perdonado. Que el suicidio es un acto de desesperanza no es lo que las Iglesias Cristianas, y ciertamente no la Iglesia Católica Romana, creen o enseñan.
 
Mi propósito aquí no es desacreditar lo que nuestras iglesias enseñan sobre el suicidio o la desesperanza, sino más bien resaltar con más exactitud lo que enseñan. Lo mismo se aplica a las personas que todavía creen que el suicidio es un acto de desesperanza y un pecado imperdonable. No estoy menospreciando sus creencias, sino más bien tratando de liberarlos de un falso temor (basado en un malentendido) que seguramente debe causarles dolor y ansiedad frente a sus seres queridos que han muerto por suicidio.
 
Suicidarse no es desesperanzarse. Los diccionarios definen la desesperanza como la completa falta o ausencia de esperanza. Pero eso no es lo que sucede en la mayoría de los suicidios. ¿Qué es lo que ocurre?
 
La persona que se quita la vida no pretende ser un insulto o una afrenta a Dios o a la vida (porque eso sería un acto de fuerza y el suicidio generalmente es la antítesis de eso). Lo que sucede en la mayoría de los suicidios es lo contrario. El suicidio es el resultado de una derrota gigantesca.
 
Hay una escena poderosa en la adaptación musical de Los Miserables de Víctor Hugo. Una joven, Fantine, se está muriendo. Ella cuenta que una vez fue joven y llena de sueños esperanzadores; pero ahora agotada por una vida de pobreza, aplastada por un corazón roto, vencida por una enfermedad física, es derrotada y tiene que someterse al hecho lloroso de que "hay tormentas que no podemos esquivar".
 
Ella tiene razón, y cualquiera que no acepte esa verdad llegará un día a una dolorosa y amarga comprensión de ella. Hay cosas en esta vida que nos quebrantarán, y la rendición no es un acto de desesperanza y de hecho no es un acto libre en absoluto. Es una humillante y triste derrota.
 
Y ese es el caso de la mayoría de las personas que mueren por suicidio. Por razones que van desde la enfermedad mental hasta una variedad infinita de tormentas abrumadoras que pueden quebrantar a una persona, a veces hay un punto en la vida de las personas en el que son dominadas, derrotadas e incapaces de continuar con su propia vida - paralelamente a la de alguien que muere como víctima de una sequía, huracán, cáncer, enfermedad cardíaca, diabetes o Alzheimer. No hay pecado en ser vencido por una tormenta mortal.  Podemos ser superados, y algunas personas lo son, pero eso no es desesperanza (que sólo puede ser voluntaria y un acto de fuerza).
 
Para empezar, no entendemos la enfermedad mental, que puede ser tan real y tan mortal como cualquier enfermedad física. No culpamos a alguien por morir de cáncer, un derrame cerebral o un accidente físico, pero invariablemente proyectamos sombras morales sobre alguien que muere como resultado de varias enfermedades mentales que juegan un papel mortal en muchos suicidios.  Felizmente, Dios todavía está a cargo y nuestro entendimiento imperfecto, mientras que generalmente mancha permanentemente la manera en que alguien es recordado en este mundo, no afecta la salvación en el otro lado.
 
Más allá de la enfermedad mental podemos ser vencidos en la vida por muchas otras cosas. La tragedia, la pérdida desgarradora, la obsesión involuntaria y la vergüenza paralizante pueden a veces romper un corazón, aplastar un testamento, matar un espíritu y llevar la muerte a un cuerpo. Y nuestro juicio sobre esto debe reflejar nuestro entendimiento de Dios: ¿Qué Dios misericordioso y amante condenaría a alguien porque él o ella, como la Fantine, de Víctor Hugo, no pudo capear la tormenta? ¿Se alinea Dios con nuestras propias nociones estrechas donde la salvación está mayormente reservada para los fuertes? No si creemos en Jesús.
 
Nótese que cuando Jesús señala el pecado no señala dónde somos débiles y derrotados; más bien señala dónde somos fuertes, arrogantes, indiferentes y críticos. Busca en los Evangelios y haz esta pregunta: ¿Sobre quién es más duro Jesús? La respuesta es clara: Jesús es más duro con los que se sienten fuertes, juzgan y no sienten nada por los que están soportando la tormenta. Fíjese en lo que dice sobre el hombre rico que ignora al pobre que está a su puerta, lo que dice sobre el sacerdote y el escriba que ignoran al hombre golpeado en una zanja, y lo crítico que es de los escribas y fariseos que se apresuran a definir quién cae bajo el juicio de Dios y quién no.
 
Sólo una comprensión errónea de Dios puede respaldar la noción desafortunada de que ser quebrantado en la vida constituye desesperanza.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Respeto a lo sagrado
Pedofilia: el informe de Pennsylvania
El Poder de un Elogio
Más datos sobre la pedofilia en Estados Unidos
Por qué creo en Dios
¿Los laicos pueden tocar la Eucaristía?
La superioridad ética de la Izquierda y el Decálogo
Argentina: el dualismo y el aborto
La crónica negra puesta en evidencia por la verdad
Lo que desvela el eclipse: belleza y orden

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
AGOSTO 2018

El Poder de un Elogio

Por qué creo en Dios

Sobre el suicidio y la desesperanza
JULIO 2018

A los amigos que he conocido

Un insulto que penetra profundamente

María en la Escritura y María para las devociones

Dolor

Ver posts de otros meses

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

El don de la comunión trinitaria

El don de la comunión trinitaria

Relatos de un peregrino ruso

Relatos de un peregrino ruso

LO MÁS LEÍDO
1 La Virgen advirtió en 1954 a una beata qué hacer ante crisis provocadas por "sacerdotes que son causa de escándalo"
2 El bestial negocio del aborto alentado por la ONU, por la FDA y el combate para evitarlo de los "Rescatadores"
3 Experto en sectas cuestiona la relación de ciertos jesuitas, teresianas y laicos con la New Age
4 Abusos de estado contra el sacramento de la confesión
5 Pedofilia: el informe de Pennsylvania
6 La eutanasia amenaza de exterminio a los más frágiles de la sociedad
7 Respeto a lo sagrado
8 Más datos sobre la pedofilia en Estados Unidos
9 Las impactantes apariciones en que Jesús habla de su "apasionado amor" y promete la salvación a sus devotos
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |