Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 22 de abril de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Suficiencias gnósticas

Suficiencias gnósticas
Actualizado 5 abril 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Alfonso Aguiló Pastrana   


El gnosticismo es un conjunto de corrientes de pensamiento que tuvieron bastante difusión en los primeros siglos de la era cristiana. Proponían una salvación mediante la “gnosis”, un conocimiento introspectivo de lo divino, superior a la fe, que lleva a cada persona a salvarse a sí misma. Eran creencias dualistas (el bien frente al mal, el espíritu frente a la materia), con sentido de élite y un cierto menosprecio hacia quienes no compartían sus elevados conocimientos.

Son ideas antiguas, pero muy pegadas al corazón humano, y quizá por eso arraigan también hoy en el sentir de muchas personas. Se manifiestan en un exceso de seguridad, en rotundidades que llevan a analizar y clasificar a los demás en vez de interesarse realmente por ellos. Se alimentan de un subjetivismo narcisista en el que importa, sobre todo, una serie de ideas que se imponen de tal modo que se juzga a los demás según la capacidad que tengan de comprenderlas.

Son actitudes bien corrientes, como ha señalado el Papa Francisco en Gaudete et exultate, en las que todos podemos caer cuando, con nuestras explicaciones, pretendemos simplificar lo que no suele ser tan simple. Es una suficiencia altiva que absolutiza nuestras propias teorías, que pretende someter a los demás a nuestros razonamientos. Una actitud que se presenta con una armonía y una fascinación engañosas, que lo abarcan todo con una lógica fría y dominante.

Esa mentalidad exalta la propia visión de las cosas, que considera sin duda la mejor. Así, quizá sin advertirlo, se alimenta a sí misma y se ciega cada vez más. Parece tener siempre respuesta segura a todas las preguntas. Tiende a usar la reflexión siempre en beneficio propio, al servicio de sus intereses.

También tiende, por su propia naturaleza, a querer domesticar el misterio de la vida de los demás. Y quizá es ahí donde mejor se manifiesta su error. No se puede definir de modo demasiado simple dónde está el bien y el mal, el acierto o el error, porque ambas cosas están misteriosamente unidas en la vida de cada uno y no podemos ignorarlo con nuestras dudosas certezas. Aun cuando veamos a alguien como un auténtico desastre, derrotado por innumerables vicios o defectos, siempre podemos aprender algo de él, siempre podremos encontrar enseñanzas en cualquier vida humana.

Hemos de admitir que llegamos a comprender y explicar solo muy pobremente la verdad de las cosas. Debemos aceptar que hay muy diferentes maneras lícitas de interpretar los diversos aspectos de la vida, y que no debemos aspirar a una supervisión estricta de la vida de los demás.

La realidad nos supera infinitamente, y casi siempre nos reserva sorpresas. No siempre podemos decidir en qué circunstancia nos encontraremos a cada momento, qué ideas y qué encuentros nos conmoverán, cambiarán nuestras vidas. Quien quiere forzar todo a sus esquemas mentales, será siempre poco amigo de la pluralidad, del espíritu abierto, del deseo de enriquecerse con lo que piensan los demás.

Nuestra comprensión no debe ser un sistema cerrado. Debemos ser capaces de plantearnos dudas e interrogantes. Ser capaces de que las preguntas que nos hacen los demás, sus angustias, sus sueños, sus luchas, sus preocupaciones, nos ayuden a preguntarnos, a cuestionarnos un poco a nosotros mismos. No podemos acostumbrarnos a considerarnos mejores que la «masa ignorante». Debemos estar prevenidos ante la tentación de desarrollar un cierto sentimiento de superioridad, estar vigilantes ante la tentación de convertir nuestra experiencia y nuestras convicciones en algo que nos aleja de la misericordia, de la comprensión, de la sabiduría humilde, del respeto y de la contemplación del misterio de la vida de cada persona.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
El "padre Trampitas"
¡Demonios!
Respuesta a la denuncia…
El gesto del Siervo de los siervos de Dios
La eutanasia de la razón
"Mafiosos, ¡conviértanse!"
«Adorarás al Señor tu Dios»
Estándares de vanguardia para la protección de menores
Ideologías, Homofobia y Fernando Paz
La idolatría, antítesis del Dios viviente

RSS
Alfonso Aguiló Pastrana es Ingeniero de caminos (Universidad Politécnica de Madrid), Vicepresidente del Instituto Europeo de Estudios de la Educación
ARCHIVO
ABRIL 2019

Suficiencias gnósticas

Ver posts de otros meses

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 La ciencia revela rastros de crucifixión, corona de espinas y origen del Santo Sudario
2 Arzobispo ecuatoriano denuncia los graves errores que difunde la "Asociación Escuela de Autorrealización"
3 Heridas de infancia: "Desde muy pequeño soñaba que el demonio me perseguía"
4 Ser devoto de la Santísima Virgen María era para Edwin Bravo una idolatría
5 Creen en Jesús y hablan hebreo
6 En la hostia consagrada el p. José Luis Quijano y su acólito vieron "la cara de Jesús". Conmoción y júbilo en Argentina
7 "Odiaba a la Iglesia" y fue sanado por Dios mediante la Unción de los Enfermos. Hoy es sacerdote
8 El video de Martin: Narra cómo logró liberarse de sus ideas suicidas
9 Transmisión online del Triduo Pascual junto al Papa
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |