Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 16 de septiembre de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Tan necesario como el agua

Tan necesario como el agua
Actualizado 17 agosto 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
María Esther Gómez de Pedro   


“Amar a Dios y amar al prójimo, es el agua necesaria para vivir”


La Tierra y con ella millones de personas en vastos territorios, padecen por la sequía y por la falta de acceso al agua potable. Un bien común y esencial para la subsistencia, que demasiados nos acostumbramos a consumirlo sin previsión de sustentabilidad e incluso a derrocharlo. El agua, algo muy simple, que no tiene color, ni sabor, ni olor, pero que es vital para nuestra vida; y como ese gran secreto que el zorro le transmitió al Principito, es un bien esencial, a veces “invisible” a los ojos.

Esto me hace pensar en varias cosas. La primera: que es fácil acostumbrarse a todo, hasta a lo más vital e importante para la vida y que al acostumbrarnos nos puede parecer obvio. Y cuando sucede eso, corremos el riesgo de valorarlo menos, o incluso de desestimarlo. Otro riesgo es el de sentirnos dueños de lo que recibimos de manera natural y evidente y, por lo mismo, creernos con derecho a ello y perder la capacidad de asombrarnos y de agradecer que esté disponible para nosotros.

Pues bien, lo que el agua es para la vida en el plano material, creo lo es el amor en el plano espiritual y profundo de la existencia humana. También en este ámbito, igual que en el anterior, se corre el riesgo de acostumbrarse, dejar de valorarlo, de exigirlo como un derecho o de banalizarlo. Pero es innegable que no podemos vivir sin amor. Su ausencia se manifiesta en rencillas, guerras, peleas, odios, indiferencias, angustia, sinsentido, suicidios, homicidios, alevosía, etc. Llegados a este punto, no es de extrañar el núcleo de los conocidos mandamientos de la ley de Dios que, como sabemos, a lo que en resumen obligan, es a amar. Sí: amar a Dios y al prójimo. Parece un contrasentido que se nos obligue a amar siendo que el amor es lo máximamente libre y gratuito. Sin embargo, por otro lado, sabemos que la ley siempre cumple una misión de pedagoga y de orientadora, para evitar el mal y promover el bien hasta que uno llegue a la perfección y no la necesite. Y, si avanzamos un paso más, es claro que como el mayor bien para la persona es amar y llegar a la unión con lo máximamente perfecto, que es Dios, en primer lugar, y, por ser su imagen y semejanza, cada persona humana, entonces es razonable que “la ley divina se ordene a amar”.

Mucho se ha escrito y dicho sobre el amor, pero me gustaría rescatar aquí a alguien que no sólo pensó y escribió sobre ello, sino que también lo vivió. Santo Tomás de Aquino, inteligencia privilegiada y corazón especialmente sensible para el amor de lo noble y bello, vinculó la felicidad humana con el amor, especialmente a lo más perfecto, y así afirmó que “El fin de la criatura humana es unirse a Dios, pues en esto consiste su felicidad”, y, en efecto, la “mejor manera de unirse a Él es por el amor” (Suma contra Gentiles, Libro III, cap. 115 y 116). Sí, entre los seres humanos, que comparten un fin común, debiera darse unión de afectos, lo que le hace deducir que “es preciso que se unan entre sí con un mutuo amor” (cap. 117). Alude a varias razones más para vivir ese amor fraterno que además pueden ser de utilidad para esforzarnos más en vivirlo: “Quien ama a otro es lógico que ame también a los que aquel ama y a los que están unidos a él. Mas los hombres son amados por Dios, quien les preparó la fruición de Sí mismo como fin último. Es preciso, que al hacerse uno amador de Dios, se haga también amador del prójimo” (Ibid). De esta forma se genera un círculo virtuoso: el que ama, hace capaz a aquel que se sabe amado de amar a su vez a otros, de perdonar, de tener paciencia, y así sucesivamente. Otro argumento que esgrime alude a nuestra condición de seres sociales, por la que cada uno de nosotros precisa “ser ayudado para conseguir su propio fin. La mejor manera de ayudarse es el amor mutuo entre los hombres”, de ahí que “recibimos el mandato del mutuo amor”. Por último, lo justifica porque “por un cierto instinto natural, un hombre socorre a otros, incluso desconocido, en caso de necesidad, por ejemplo, apartándolo de un camino equivocado, ayudándole a levantarse”.

Esta acentuación en el amor fraterno quizás choque con el excesivo hincapié que hoy se pone en la carrera y el éxito tanto profesional como personal. Y, sin embargo, ¿de qué sirven todos los logros que podamos conseguir si no tenemos con quién compartirlos y de esa forma crecer en ellos?    
      
Definitivamente, si la ausencia del agua pone de manifiesto cuánto la necesitamos y la valoramos, con mayor razón sucede con aquello tan esencial para la vida e invisible como es el amor, el buscar el bien para el otro incluso hasta dar la vida por él y agradecerlo como un don. Y aunque por nuestra terquedad y egoísmo lo perdamos a veces para volver así a valorarlo, contamos, sin embargo, con el recordatorio de esa ley íntima a nosotros mismos, puesta por nuestro Creador en el fondo del corazón, que nos invita a esforzarnos para amar: amar a Dios y amar al prójimo. Esa es el agua necesaria para vivir.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acusaciones contra los seres humanos
El perfume de la humildad
´La opción benedictina´ (y II)
"El Yunque, es una secta satánica"
Los espejismos idealizantes
´La opción benedictina´ (I)
Víctimas de falsas víctimas
Pornoadictos
Creo en Dios y en la Vida
Conocimiento y felicidad

RSS
María Esther Gómez de Pedro es miembro de la Cruzada de Santa María en Chile. Licenciada en Filosofía, profesora de secundaria y Doctora en Filosofía por la Universidad de Barcelona, España. Directora Nacional de Formación e Identidad - UST
ARCHIVO
AGOSTO 2019

Tan necesario como el agua

Amigos y salud mental

Ver posts de otros meses

JUNIO 2019 (1 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Intimidades de alcoba que dejan huella: "Necesitas de Dios para vivir el sacramento del matrimonio"
2 El exorcista de Cartagena de Indias: "Hay dos cosas que el demonio no aguanta, el Magníficat y el Credo"
3 "El Yunque, es una secta satánica"
4 Tras padecer abuso sexual y dominado por el yagé, solo "la gracia de Dios salvó a mi familia"
5 Ya es oficial: ¡Milagro de sanación en el Santuario de Knock, Irlanda!
6 "Tener un bebé, incluso si eres violada o incluso en caso de incesto, no es lo peor que te puede pasar"
7 Padre Bamonte líder de los Exorcistas: ¡Los demonios reconocen que el Corazón Inmaculado de María triunfará!
8 "Vivimos para la eternidad": Dice madre de 3 varones cuyo esposo falleció cuando ella gestaba a su hija con S. Down
9 "Nuevos cielos y nueva tierra en los que habite la Justicia": Carta abierta desde la Amazonía
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |