Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 5 de marzo de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Testigo denuncia la maquinaria del mal: "Mi amigo en el corredor de la muerte me dibujó el Sagrado Corazón".

Testigo denuncia la maquinaria del mal: "Mi amigo en el corredor de la muerte me dibujó el Sagrado Corazón".
"La pena capital, en el contexto del orden social contemporáneo, sólo sirve para mantener la maquinaria del mal que se pretende suprimir. Si queremos resistir a la cultura de la muerte, debemos redescubrirnos no como los fariseos sino como la mujer que Jesucristo se niega a condenar".
Actualizado 22 enero 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   
 

El año 2019 el seminarista jesuita Matthew Zurcher (imagen central arriba) fue enviado a servir como capellán en la Prisión Estatal de San Quintín en California, Estados Unidos. Trabajó con la población penal general como catequista, predicador, acompañante espiritual y ministro de música. Pero también visitaba con frecuencia un sector aislado del penal, donde viven los hombres del “Bloque Este”; sus celdas una tras otra forman el llamado “corredor de la muerte” más grande de los Estados Unidos. “Si estás de gira por San Quintín -comenta Matthew en una columna testimonial publicada por America Magazine-, las puertas de hierro con la leyenda Unidad de Condenados, pintada con spray, hacen difícil que el edificio se pueda ignorar”.
 
Fue allí donde conoció al hombre que le dibujaría el Sagrado Corazón de Jesús que hoy cuelga sobre la cabecera de la cama de Matthew. “Hablamos a través de dos juegos de barras con un guardia armado vigilando sobre mi hombro. Su celda estaba desnuda de una manera digna de su vocación monástica. Lo único que recuerdo de su pared es un horario detallado y disciplinado de cuando rezaba el Oficio Divino: Maitines, Laudes, Tercia, Sexta, Nona, Vísperas, Completas. Estaban todas allí. Recuerdo que pensé no necesitaba campanas para despertarse. Los gritos y alarmas perpetuos a lo largo de la unidad marcan el día lo suficientemente bien. Hablaba dulcemente sobre su amor a Jesús y su devoción a la iglesia”.
 
Todos necesitamos la misma gracia y misericordia
 


Nada más conocer por primera vez al condenado a muerte y en contra del consejo de su sacerdote asesor, George Williams, leyó sobre lo que hizo ese hombre y estuvo a punto “de vomitar” reconoce. Pero pronto concluiría, dice Matthew, que ese hombre cuyos crímenes eran atroces oraba cada día rogando a Dios que lo salvara, de la misma manera que él lo hacía. La vida de aquél condenado a muerte y la suya -reconoció- dependían de la misma gracia y misericordia.
 
“Cuando pronuncié mis votos como jesuita, ese amigo en el corredor de la muerte de California me hizo un dibujo del Sagrado Corazón de Jesús como regalo. Marcado por la cruz y sangrante, es la imagen tradicional en todos los sentidos, salvo que el corazón en llamas está herido por un alambre de púas en lugar de las espinas. La imagen cuelga sobre mi cama y es una de mis posesiones más preciadas (…) Cada día cuando me despierto, el dibujo me recuerda que el ministerio de Jesús tuvo consecuencias, que su reino de reconciliación y ternura no fue bienvenido en este mundo. Entonces miro las noticias y recuerdo que aún no lo es”, confidencia Matthew.
 
Las piedras de los fariseos
 
En el amplio horizonte de la historia, Matthew alberga la esperanza de una próxima abolición de la pena capital. Pero para ver más allá de su papel actual como pieza del ajedrez partidista -señala- debe haber una conversión cultural más amplia.
 
“La mujer sorprendida en adulterio (Jn 8:1-11) sabía que necesitaba una clase de misericordia que el mundo no sabía cómo dar. Me pregunto si hemos dejado de identificarnos con ella o de creer que tenemos alguna necesidad de misericordia. Y me pregunto si nosotros, como sociedad, nos hemos intoxicado tanto con las piedras de los fariseos que las tiramos incluso después de leer la palabra de Jesús en la arena. La pena capital, en el contexto del orden social contemporáneo, sólo sirve para mantener la maquinaria del mal que se pretende suprimir. Si queremos resistir a la cultura de la muerte, debemos redescubrirnos no como los fariseos sino como la mujer que Jesucristo se niega a condenar”.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Fe y Moral
Consecuencias que trae la ley de eutanasia: "¿Por qué el gobierno nos obliga a matar nuestros pacientes?"
Cuando la pornografía, la ambición o el estrés desmoronan tu vida es tiempo de mirar hacia San José
"Jordi" y un cura gastan lo que les quede de vida denunciando el mal de la eutanasia
Líder de los curas "villeros" en Argentina: "Es hipócrita plantear que el aborto es necesidad de los pobres"
¿Porque te amo te mato?: Holanda permitirá la eutanasia para menores de 12 años y España no se queda atrás
Un joven político italiano, se declara homosexual, combate las leyes LGBT y pide a la Iglesia "no adaptarse al mundo"
John Phillips luchó para vivir y morir con Cristo. Jamás habría optado por la eutanasia
¿Qué harías si descubres que en tu trabajo utilizan seres humanos abortados?
La verdad sobre Access Consciousness: un oscuro método del potencial humano
"Condonación de la deuda externa de los países periféricos". La próxima batalla del Papa ante la ONU


San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 "En nombre de Dios…" una valiente monja arriesga su vida por salvar a cientos de jóvenes en Myanmar
2 Transmisión online. Junto a Papa Francisco en su viaje apostólico a Irak
3 Papa Francisco: "Gracias a Jesucristo, la oración nos abre de par en par a la Trinidad, al mar inmenso de Dios que es Amor"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |