Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 24 de enero de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Una invitación a la madurez. Llorando sobre Jerusalén

Una invitación a la madurez. Llorando sobre Jerusalén
Actualizado 25 noviembre 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


La madurez tiene varios niveles. La madurez básica se define como el haber superado esencialmente el egoísmo instintivo con el que nacimos, de modo que nuestra motivación y acciones están ahora moldeadas por las necesidades de los demás y no sólo por nuestras propias necesidades. Ese es el mínimo básico, la barra baja de la madurez. Después de eso hay grados y niveles, dependiendo de cuánto nuestra motivación y acciones son altruistas en lugar de egoístas.
 
En los Evangelios, Jesús nos invita a grados cada vez más profundos de madurez, aunque a veces podemos perder la invitación porque se presenta sutilmente y no como una invitación moral formulada explícitamente. Una de estas sutiles, pero muy profundas, invitaciones a un mayor grado de madurez se da en el incidente en el que Jesús llora por Jerusalén. ¿Qué hay dentro de esta imagen?
 
Aquí está la imagen y su escenario. Jesús acaba de ser rechazado, tanto en su persona como en su mensaje y ve claramente el dolor que el pueblo se va a causar por ese rechazo. ¿Cuál es su reacción? ¿Reacciona de la manera en que la mayoría de nosotros lo haría: Bueno, ¡al diablo contigo! ¡Espero que sufra todas las consecuencias de su propia estupidez!? No. Llora, como un padre cariñoso que trata con un niño caprichoso; desea con cada fibra de su ser poder salvarlos de las consecuencias de sus propias malas decisiones. Siente su herida en lugar de contemplar alegremente su sufrimiento.
 
Hay un doble desafío aquí. Primero, hay uno personal: ¿nos alegramos cuando la gente que rechaza nuestros consejos sufre por su cabeza equivocada o lloramos dentro de nosotros por el dolor que se han causado a sí mismos? Cuando vemos las consecuencias en la vida de las personas de sus propias malas elecciones, ya sea con la irresponsabilidad, con la pereza, con las drogas, con el sexo, con el aborto, con la ideología, con las actitudes antirreligiosas o con la mala voluntad, ¿nos alegramos cuando esas elecciones empiezan a morderles la serpiente (¡Pues ya tienes lo que te mereces!) o lloramos por ellos, por su desgracia?
 
Es cierto que es difícil no alegrarse cuando alguien que rechaza lo que defendemos es mordido por su propia y terca elección. Es la forma natural en que trabaja el corazón y por lo tanto la empatía puede exigir un alto grado de madurez. Por ejemplo, durante esta pandemia de Covid-19, los expertos médicos (casi sin excepción) nos han estado diciendo que usemos máscaras para proteger a los demás y a nosotros mismos. ¿Cuál es nuestra reacción espontánea cuando alguien desafía esa advertencia, cree que es más inteligente que los médicos, no usa una máscara y luego contrae el virus? ¿Nos regodeamos secretamente en la catártica satisfacción de que recibió lo que se merecía o, metafóricamente, "lloramos por Jerusalén"?
 
¿Cómo vemos, como iglesia, un mundo secularizado que ha rechazado muchas de nuestras creencias y valores?  Cuando vemos las consecuencias que el mundo está pagando por esto, ¿nos alegramos o nos compadecemos? ¿Vemos al mundo secularizado con todos los problemas que se está planteando por su rechazo de algunos valores del Evangelio como un adversario (alguien de quien necesitamos protegernos) o como nuestro propio hijo que sufre? Si eres un padre o abuelo que sufre por un hijo o nieto descarriado, probablemente entiendas lo que significa "llorar por Jerusalén".
 
Además, la lucha de " llorar por " nuestro mundo secularizado (o por cualquiera que rechace lo que defendemos) se ve agravada por otra dinámica que milita en contra de la simpatía. Hay una perversa propensión emocional y psicológica dentro de nosotros que funciona de esta manera. Siempre que estamos sufriendo mucho, necesitamos culpar a alguien, necesitamos estar enojados con alguien y necesitamos arremeter contra alguien.  ¿Y sabes a quién elegimos siempre para eso? ¡Alguien que nos sentimos seguros de poder herir porque sabemos que es lo suficientemente maduro para no devolver el golpe!
 
Hay muchos ataques en la Iglesia hoy. Concedido, hay muchas razones legítimas para esto. Dadas las deficiencias de la Iglesia, parte de esa hostilidad está justificada; pero parte de esa hostilidad a menudo va más allá de lo justificado. Junto con la ira legítima hay a veces mucha ira flotante y gratuita. ¿Cuál es nuestra reacción a esa ira injustificada y a esa acusación injusta? ¿Reaccionamos de la misma manera? "¡Estás fuera de lugar aquí, ve a llevar esa ira a otra parte! O, como Jesús llorando sobre Jerusalén, ¿podemos enfrentarnos a la ira y la acusación injusta con lágrimas de empatía y una oración para que un mundo que está enfadado con nosotros se ahorre el dolor de sus propias malas decisiones?
 
Soren Kierkegaard escribió la famosa frase: ¡Jesús quiere seguidores, no admiradores! Sabias palabras. En la reacción de Jesús al rechazo, su llanto sobre Jerusalén, vemos el epítome de la madurez humana. A esto estamos llamados, personalmente y como comunidad eclesial. También vemos allí que un gran corazón siente el dolor de los demás, incluso de aquellos que te rechazan.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Nos apremia, personal y socialmente, creer en Dios, hoy
Jesús y las bromas
Servidores y no dominadores
La fragilidad humana nos interpela
Ministerios laicales femeninos
Año Jubilar de la Familia, a los cinco años de "Amoris Laetitia"
Lo que puede ocurrir en el futuro
Para seguir pensando
La debilidad política de los católicos
Palabras que cambian vidas

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2020 (1 artículos)

OCTUBRE 2020 (2 artículos)

AGOSTO 2020 (2 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 La New Age es un motor ideológico para las "teorías de la conspiración"
2 La batalla de un joven que anhelaba ser liberado: "Me rebelé contra los planes del demonio"
3 Nos apremia, personal y socialmente, creer en Dios, hoy
4 ¿Navidad en las escuelas Waldorf? Una distorsión ocultista de la verdad
5 Jesús Niño se aparece estigmatizado a Padre Pío
6 La sencilla oración que estremeció el corazón de Camilo, un hombre violento y abusador
7 Cuando la pornografía, la ambición o el estrés desmoronan tu vida es tiempo de mirar hacia San José
8 Hermanitas del Cordero: Contemplativas unidas a Cristo Eucaristía sirven a los descartados de la sociedad
9 La oración de acción de gracias acoge todo como don, enseña el Papa Francisco
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |