Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 4 de junio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Una mujer denuncia que la secta Elan Vital sedujo y manipuló a su marido hasta destruirles el matrimonio

Una mujer denuncia que la secta Elan Vital sedujo y manipuló a su marido hasta destruirles el matrimonio
"Las sectas pueden cambiar de nombre, camuflarse o intentar ocultarse… como ladrones y delincuentes, que lo son, sin duda: ladrones de vidas."
Actualizado 27 abril 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz. Luis Santamaría del Río   


Es habitual ver en muchos países insertos de publicidad convocando a conferencias o difusión de entrevistas, para promover las ideas de un hombre indio llamado Prem Rawat, al que califican como “maestro espiritual”. ¿Quién es? Se trata, sin duda, de otro hábil gurú oriental que cambia de nombre y adapta su estrategia según se requiera, para captar adeptos en el ambiente de la Nueva Era, al igual que hizo el fallecido Bhagwan Rajneesh al “convertirse” en Osho.

Prem Rawat, llamado anteriormente Maharaj Ji o Maharaji, nació en la India en 1957 con el nombre real de Prem Pal Singh Rawat y cuando tenía 8 años “heredó” la secta que había fundado su padre: la Misión de la Luz Divina. De hecho, sus seguidores proclaman que el padre se reencarnó en su hijo, y además lo consideran “Señor del Universo, Dios Encarnado, reencarnación de Buda y de Cristo”… Su secta pasó a llamarse después Elan Vital, y ahora se camuflan bajo nombres como Fundación Prem Rawat, La Paz es Posible, Conocimiento del Ser o simplemente Conocimiento.

Para conocer la repercusión que este movimiento provoca en las vidas de familias y personas, Portaluz ha registrado el testimonio de una joven española a quien llamaremos ‘Sonia’ (la testigo por temor a represalias ha pedido la protección del anonimato).
 
Todo comenzó hace unos años, nos dice, cuando llevaba cuatro de casada y tenían con su esposo una niña, de apenas un año de vida. Pero su marido -prosigue Sonia- parecía no estar satisfecho y era habitual que al juntarse con los amigos pronunciase frases como: “Tienes un hijo… ¿y ahora qué?”
 
Primer paso: los “viajes astrales”



Sonia recuerda muy bien el día en que su marido escuchó por primera vez el programa “Espacio en Blanco” (Radio Nacional de España) donde un hombre -Antonio Moraga- hablaba de viajes astrales. “Contactó con Antonio y acudió a un curso en privado con él durante tres tardes”, confidencia ella. Al terminarlo, regresó a casa convencido de haber logrado un cambio de vida: “A partir de ahora no fumo, no como carne, no bebo alcohol ni bebidas con gas”, le dijo.

El esposo de Sonia, fascinado con las ‘enseñanzas’ del curso, decía que era necesario para él… “depurarse físicamente y poder así iniciarme en la práctica de los viajes astrales”.
 
Así fue como empezó a realizar sus prácticas diarias: “tenía que meditar en un lugar oscuro a solas, al menos durante una hora. Por la noche tenía que procurar tener sueños lúcidos, es decir, estar consciente en sus sueños para poder diferenciar si había tenido un viaje astral o sólo había sido un sueño”, recuerda Sonia. De tal forma, agrega la mujer, que el tiempo dedicado a la meditación fue aumentando, con ratos cada vez más largos después de comer y de cenar.

Las rutinas diarias del matrimonio se vieron afectadas por esta dedicación creciente del marido. Sonia dice que en aquellos momentos de prácticas, “tenía prohibido entrar en la habitación. Me dijo que él podía estar en medio de un viaje astral y si le interrumpía, incluso podría morirse. Y así, nuestra vida comenzó a cambiar”.

Segundo paso: la invitación al “conocimiento”

En el curso de los pretendidos viajes astrales, el “maestro” Antonio Moraga le dijo al esposo que era una persona muy receptiva a este tipo de prácticas, y que le vendría bien asistir a unas reuniones de la organización Elan Vital “para seguir evolucionando en este camino. Así fue como comenzó a asistir los domingos por la tarde a unas proyecciones de vídeo en el Paseo de la Castellana (Madrid)”, dice Sonia.

¿Sobre qué versaban esas proyecciones? No eran otra cosa que la preparación de Maharaji para que los asistentes pudieran recibir “el Conocimiento”. Sonia lo acompañó en alguna ocasión, pudiendo ver los mensajes que se dirigían desde esos vídeos: “La felicidad no depende de las circunstancias, sino que está al alcance de cualquier ser humano por el hecho de estar vivo”; “El conocimiento es una forma de llegar a tu interior, de disfrutar de la existencia, de sentirse satisfecho en esta vida”; “El conocimiento está en tu interior”, etc.

“Frases de este estilo se repetían constantemente en los vídeos y se utilizaban como señuelo para que continuaras queriendo saber más y más”. Todo ello, prosigue esta madrileña, “generaba un halo de misterio, de curiosidad, y las personas que te recibían a la entrada del salón donde se proyectaba el vídeo cada semana se encargaban de que ese misterio siguiera creciendo. Eran los adeptos de Maharaji o ‘premies’. Ellos te sugerían un período de preparación de varios meses para comprender lo que era realmente el Conocimiento”.

El distanciamiento



Cuando los responsables del grupo consideraron que su marido ya estaba preparado para recibir el Conocimiento, “lo convocaron a otras reuniones, digamos para los ‘elegidos’. Y a partir de ahí todo fue secreto. Él no compartía nada de esas reuniones conmigo y se limitaba a decirme que si quería recibir el Conocimiento, que hiciera el camino yo. Aún por entonces yo seguía pensando que se le pasaría, como tantas otras cosas, que era una época. En cierta forma estaba deseando que recibiera ese ‘Conocimiento’ para que esto terminara”.

Sin embargo, la realidad empeoró. Sonia recuerda con dolor lo que sucedió un día: “él estaba practicando en esa habitación las técnicas de preparación para recibir el Conocimiento. Mi hija comenzó a vomitar y a llorar. Para atenderla, tuve que dejarla en el suelo sentada mientras cambiaba las sábanas y demás. Él estaba en la habitación de al lado y no salió a ayudar ni a atender a la niña. Cuando logré volver a colocarla en la cuna entré y estaba en el suelo de rodillas, a oscuras. Montó en cólera y, dando gritos, salió de la habitación, quitó el cerrojo de la puerta del baño para colocarlo en la habitación y que nunca más pudiera molestarle”.

Poco después, el esposo “recibió el Conocimiento durante dos fines de semana en un hotel de Madrid. Allí, un ‘premie’ con cierto rango en la organización le dio el Conocimiento. A partir de entonces su práctica se convirtió en diaria, tal como prometió allí, y también adquirió el compromiso de llevar ese Conocimiento a todas las personas posibles”, explica Sonia. Todo seguía siendo un misterio para ella, que veía la transformación sin poder hacer nada. “Me dijo que era lo mejor que le había ocurrido en su vida”, afirma.

“Todo transcurrió muy rápido. Veía cómo se alejaba de nosotras”, recuerda. Llegó el momento en el que, cuando ella le dijo debían hablar sobre la situación y el futuro de su matrimonio, “respondió que no había nada que hablar, que debíamos separarnos”. ¿Y qué razón le dio? “Me explicó que él tenía viajes astrales, que se comunicaba con sus maestros, con su abuela y con otros seres de luz. En esos mensajes le habían dicho que él era uno de los elegidos para llevar un camino como sanador en esta vida, un camino para transmitir el Conocimiento que había recibido… y no podía seguir el camino conmigo, porque era totalmente incompatible”.

Además, agrega Sonia, “decía que sólo había unos pocos elegidos como sanadores que quedarían en el mundo cuando todo hubiera acabado… porque el mundo se acabaría pronto, y él era uno de ellos”.

Todo esto tuvo un impacto terrible en Sonia: “fue ahí cuando mi mundo se vino abajo”, reconoce.

¡Su marido estaba en una secta!



Una amiga suya investigó sobre la organización “Elan Vital” y descubrió que estaba considerada como secta por algunos organismos. “Yo nunca había oído hablar de sectas y, por supuesto, no sabía qué implicaba ni cómo enfrentarme a ello”. Después se puso en contacto con la Policía, que le dio algunos consejos pero también le explicó que “nada se podía hacer, puesto que él era mayor de edad y esa organización estaba inscrita como asociación cultural. Mientras no hubiera delitos no podían hacer nada, salvo decirnos que destrozaban familias y les sacaban el dinero”, comenta esta española.

“Y así acabó mi matrimonio”, lamenta Sonia. “Vivíamos separados, fuera del hogar familiar que habíamos tardado cinco años en construir”. Preocupada por su hija, ella logró que en la sentencia judicial con motivo de la separación se estableciera “que no se podía adoctrinar a nuestra hija en ninguna religión o corriente espiritual sin el consentimiento del otro”.

Él continuó perteneciendo a Elan Vital, “viajando por el mundo para ver a su gurú desde Miami hasta Australia, pasando por multitud de ciudades. Hablaba de él como si se tratara de la reencarnación divina en persona. Al parecer, seguirlo por el mundo te daba mayor posibilidad de crecer en el Conocimiento. Y así fue subiendo en el escalafón de la pirámide de la organización, adquiriendo cierto rango y haciendo el camino que ellos le marcaban. De cuánto dinero se ‘fundió’, sólo él lo sabe”, afirma Sonia.

Pudo constatar -prosigue relatando esta mujer- que la vida dentro de la secta de quien fuera su esposo era radicalmente distinta a la que había tenido hasta entonces: “Todo lo que acontecía en el grupo era para él lo primero, por encima de todo y de todos. Lo demás era secundario: amigos, trabajo, familia… e incluso su hija. Nunca dejó de quererla, pero su implicación como padre se limitaba al tiempo que podía sacar de su secta”. No sólo eso: también hizo varios niveles de reiki para hacerse sanador, “tal y como le habían dicho sus guías espirituales”. Cabe destacar que Antonio Moraga, además de ser representante de la secta de Prem Rawat (en imagen anterior), es un destacado maestro de reiki en España.

Lo aprendido sobre el mundo de las sectas



Cuatro años después de la separación, Sonia recibió una noticia del que había sido su marido: “me dijo que se había equivocado y que Elan Vital era una secta. Pero no fue motivo de celebración por mucho tiempo, porque supe pronto que ahora estaba en otra secta distinta”.

Esto le ha significado a Sonia comprobar los daños que implica el fenómeno sectario. Cuando una persona es captada por un movimiento de este tipo, dice, “no se puede pensar que ya se le pasará. La manipulación que utilizan estos grupos está muy estudiada”. Por eso, Sonia recomienda a quienes están atravesando por una situación similar “buscar ayuda cuanto antes y dejarse asesorar sobre cuál es la mejor forma de relacionarse con el adepto”.

Leyendo libros sobre sectas, ella descubrió que para su marido “Maharaji, la meditación, los viajes astrales, el reiki… fueron los inicios de su ‘nueva vida’. Una vida en la que sigue probando todas las recetas que la New Age ofrece para tener ‘una vida espiritual’. En mi opinión, la persona que yo conocí desapareció por este camino, pero esta ‘nueva vida’ no lo ha hecho mejor persona. El egoísmo, el egocentrismo y el narcisismo abundan en él… y, sinceramente, creo que a día de hoy sigue tan perdido como hace veinte años, si no más”.

Sonia, después de todo lo que vivió, lo tiene claro: “las sectas pueden cambiar de nombre, camuflarse o intentar ocultarse… como ladrones y delincuentes, que lo son, sin duda: ladrones de vidas. Pero hay algo que no cambia y es el objetivo, siempre el mismo: el dinero, extorsionando a los adeptos que consiguen mediante la manipulación a la que son sometidos”.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Acción del Mal
El día de los maestros que promueve Nueva Acrópolis y el trasfondo esotérico de esta secta paramilitar
Perversión y pecado grave. La tajante sentencia de la Iglesia sobre el espiritismo a lo largo de la historia
¿Puede un médico muerto curar a través de una médium?
Categórica respuesta del presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas a las acusaciones de Viganò
El nefasto y pagano culto a la Santa Muerte continúa en México durante la pandemia
Asociación Internacional de Exorcistas: No tenemos evidencia que el demonio sea la causa eficiente del Covid 19
El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
Una psicóloga cuenta su personal experiencia con el demonio y agradece haber sido liberada por Cristo
Satanismo, ocultismo, anticristianismo "violento y sanguinario" son una realidad en algunos grupos de rock
Engañaba a su esposa con varias mujeres al mismo tiempo. En Medjugorje la Virgen lo salvó del infierno


Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El atleta español Manuel Ramírez relata cómo fue que vivió por años sin rumbo: "Lucifer me tenía esclavizado"
2 Reveladoras experiencias de sacerdotes que dan la Unción de los Enfermos a personas moribundas por el Covid 19
3 El día de los maestros que promueve Nueva Acrópolis y el trasfondo esotérico de esta secta paramilitar
4 ¿Cómo se vive un duelo en tiempos de COVID 19? Con sabiduría de ciencia y fe una psiquiatra ofrece testimonio
5 Juana de Arco, la heroica santa que luchó hasta el martirio por llevar a su pueblo a Cristo
6 El Síndrome del Ermitaño
7 ¿Quién es el Espíritu Santo, que hace arder a los católicos por su Amor?
8 Con devoción alcalde y cura párroco plantan cruces en los campos, "para implorar una buena cosecha"
9 Obispo argentino levanta alertas sobre la teleserie "Jesús" producida por empresa vinculada a la secta "Pare de sufrir"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |