Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 22 de abril de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Una mujer tardó cuarenta años en perdonar y perdonarse. Contemplar a Jesús crucificado fue su medicina

Una mujer tardó cuarenta años en perdonar y perdonarse. Contemplar a Jesús crucificado fue su medicina
«¡Señor tú sufriste más que yo! tan sólo una gota de tu sangre, una gota de tu sangre que caiga en mi corazón me sane cada herida, cada dolor»
Actualizado 5 abril 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz. Ana Beatriz Becerra   


La violencia no es sólo la de género, la de una pelea a golpes, la socarrona actitud del poderoso en su soberbia ególatra abusiva o tantas otras que alguien pudiere recordar haber ejercido o padecido. Hay también violencias tan brutales donde la propia víctima no puede hacernos llegar su voz, como en el aborto; o quienes no recuerdan el abuso debido a su corta edad y sólo las consecuencias gritan lo padecido. Esta última fue la experiencia de Yira Paternina -colombiana nacida en el municipio de Turbo (Antioquia)- al ser abandonada por sus padres cuando apenas tenía un año y seis meses de nacida.
 
Fue acogida por sus abuelos maternos, quienes sembraron en ella con el ejemplo las primeras semillas de la fe. Yira recuerda que el abuelo iba a misa sólo, “a las seis de la mañana”; por su parte la “abuelita” rezaba el rosario en la mañana y por la tarde iban juntas a misa. Pero el paisaje emocional de su infancia tiene tonos grises pues desde muy pequeña supo del abandono y así lo describe: “Crecí con resentimiento… siempre a la defensiva, de mal genio, temperamental, todo me fastidiaba”, relata.

Embarazo adolescente
 
Recién ahora, a sus 43 años -cuenta Yira (imagen adjunta) a Portaluz-, está empezando a vivir un proceso de conversión y sanación aferrada a esa fe que dejó algunos recuerdos alegres en sus años de infancia con los abuelos.
 
Ese carácter “rebelde” dice, se potenció en la adolescencia y quizá también por ello era compulsiva, poco prudente en algunas relaciones afectivas, quedando embarazada con 15 años. Llena de miedos huyó a casa de amistades y regresó al hogar meses después con el niño recién nacido, pero no los recibieron. “Yo no sabía qué hacer en ese momento, o sea, irme sola a la calle con él no aguantaba”. Pidió entonces a la abuela paterna del niño que se lo cuidara y se fue a Medellín… “a trabajar en casas de familia y lo que ganaba se lo mandaba a mi hijo”, relata.
 
Los años siguientes la vida de Yira oscilaría en la búsqueda de estabilidad laboral, yendo y viniendo por casas de familiares, añorando formar una familia, enfrentando un fracaso tras otro en sus relaciones afectivas y haciéndose cargo de dos nuevos hijos y una hija.

Cargó sobre sí nuestros dolores y pecados

Finalmente, el alma se quebró. “Yo tuve muchas depresiones y en diciembre del año pasado, después del parto, entré en una depresión horrible, estuve hospitalizada”, puntualiza Yira.
 
Agradece a Dios haber conocido -solo algunas semanas después de su alta hospitalaria- a “Héctor Fabio” un católico vinculado al movimiento “Lazos de Amor Mariano” que le invitó a un retiro donde Yira reconocería en el rostro de Jesús crucificado, sus propias heridas y también sus errores…
 
Contemplando la pasión de Cristo veía la flagelación que recibía Jesús y yo decía: «¡Señor tú sufriste más que yo! tan sólo una gota de tu sangre, una gota de tu sangre que caiga en mi corazón me sane cada herida, cada dolor». Luego, en un momento, nos pidieron anotar los nombres de las personas que más nos habían herido. El primero que escribí fue el mío, después el de mi papá, mi mamá, algunas tías; y cuando me surgió pedirle a Dios la serenidad de perdonar a estas personas sentí la necesidad de sacar esa parte que no me dejaba avanzar. Así fue como empecé a sanar tanto dolor; y al perdonar ha comenzado a cambiar mi vida. Ese amor que yo anhelaba, que yo buscaba, lo recibí ese día”.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Familia
Víctima de violencia confiesa: "Le tenía odio a mi papá y escuché la voz del Señor invitándome al perdón"
Eran ateos y su hija de 8 años les dijo que ella quería ser católica
La persecución y ataque a los valores cristianos en la educación aumenta los "homeschoolers"
El amor nació en la JMJ de Brasil y ahora se casan en la de Panamá
Agencia Europea de Medicamentos alerta: Los anticonceptivos causan depresión y pensamientos suicidas
Cifras de Naciones Unidas validan que el aborto es la principal causa de muerte en el mundo
Encuesta identifica cinco experiencias habituales en quienes dijeron sí al aborto
Investigación concluye: Matrimonios con hijos y que consolidan familias estables, impulsan el desarrollo de la economía
Perdió a dos ´amores´, con el tercero conoció lo que es amar, superó el duelo, sanó y logró paz
Estudio señala que tener sexo antes de casarse afecta la felicidad en el matrimonio


Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 La ciencia revela rastros de crucifixión, corona de espinas y origen del Santo Sudario
2 Arzobispo ecuatoriano denuncia los graves errores que difunde la "Asociación Escuela de Autorrealización"
3 Heridas de infancia: "Desde muy pequeño soñaba que el demonio me perseguía"
4 Ser devoto de la Santísima Virgen María era para Edwin Bravo una idolatría
5 Creen en Jesús y hablan hebreo
6 En la hostia consagrada el p. José Luis Quijano y su acólito vieron "la cara de Jesús". Conmoción y júbilo en Argentina
7 "Odiaba a la Iglesia" y fue sanado por Dios mediante la Unción de los Enfermos. Hoy es sacerdote
8 El video de Martin: Narra cómo logró liberarse de sus ideas suicidas
9 Transmisión online del Triduo Pascual junto al Papa
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |