Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 15 de julio de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Video-testimonio: Creyendo que por mis actos estaba condenada busqué felicidad en sectas y el esoterismo

Video-testimonio: Creyendo que por mis actos estaba condenada busqué felicidad en sectas y el esoterismo
Breve pero revelador relato de una mujer francesa que expone una parte de su vida, yendo del error a la verdad, mediante la reconciliación con Dios que la ha liberado al retornar a la fe de la Iglesia.
Actualizado 4 enero 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   





La francesa Monette comienza su testimonio destacando que nació “en una familia bretona sumamente católica y me casé muy joven, a los 18 años”.

Tuvo su primer hijo y poco tiempo después estaba de nuevo embarazada; cuestión que molestó a su marido pues no quería que tuvieran otro hijo de inmediato, señala Monette. Confiesa con dolor que, al ser ella tan joven, no pudo resistir la decisión de su esposo. “Cuando aborté, lloré mucho, se me rompió el corazón. Al poco tiempo, se anunció otro embarazo, y entonces dije: «No, esta vez nos quedaremos con el niño». Y nuestra hija nació”.

Algún tiempo después, tuvo un nuevo embarazo que tampoco fue bienvenido por su esposo. “En ese momento, tenía cada vez menos fuerzas para defender a este niño y tuve un aborto”. Y tiempo después hubo un tercer aborto. No sólo eran su cuerpo y su salud mental los destrozados, sino que su misma esencia espiritual. Así lo narra ella misma:

 
" ¡Iré directo al infierno! ..."
 
Estaba muy arrepentida, fue entonces una tragedia para mí y lo sigue siendo hoy en día. A partir de ese momento, me alejé de la Iglesia, porque pensé: «¡Soy una infeliz cualquiera! De todos modos, estoy condenada, el Señor ya no me quiere. No tiene sentido que yo me ocupe de Dios, que vaya a la iglesia, que vaya a misa, se acabó. ¡Iré directo al infierno!» Y empecé a buscar mi felicidad en otros lugares. La sociedad me decía que la encontraría en los bienes materiales, pero no funcionó. Así es que me fui a otros sitios. Yo puse los pies en muchos lugares: en las sectas, en el esoterismo, etcétera. Mi búsqueda de la felicidad en todas las direcciones duró dos años. Pero comprendí que la felicidad que nos ofrecen el mundo o las sectas es un señuelo. ¡Eso no es felicidad!

Un día conversando con una amiga le conté todas mis experiencias en el esoterismo. Y ella me dijo de inmediato: «¡Dios mío! ¡Monette, me estás asustando! ¡Jesús, es más barato y seguro!» Su reacción literalmente me sorprendió. Fue un auténtico electroshock, ¡como si un rayo hubiera caído a mis pies! Así que cambié de rumbo y me acerqué a la Iglesia. Comencé a observar todo lo que estaba sucediendo, pero aún no lo creía demasiado.
 
Y entonces conocí a un sacerdote a quien le conté de mi "conversión" y me dijo: «Monette, todo es muy hermoso. ¡Pero no has venido a confesarte!» ¡Nuevo electroshock! Me caí de la silla, lloré, grité... Esta confesión fue un momento extraordinario. Al final, este sacerdote me sugirió: «Dale un nombre a tus hijos que abortaste». Y eso es lo que hice.
 
Desde entonces, he estado rezando por mis hijos y esto es un gran consuelo. A partir de esa confesión, me acerqué de nuevo al Señor. Cada año, voy a un retiro de la Renovación Carismática. Un año, el último día del retiro, el sacerdote dijo: «Hay alguien aquí que está sufriendo en su matrimonio. El Señor está sanando su corazón». Tomé esa palabra como dicha para mí, porque eso era exactamente por lo que estaba pasando. Al día siguiente, una vez que tomé el tren de regreso a casa, sentí que el amor de Dios invadía todo mi ser. Sentí que el Señor estaba sanando las heridas de mi alma, que estaba sanando la tristeza. Era muy suave, muy hermoso, como una caricia.

Hoy, 25 años después, soy más y más feliz. Al acercarme a Jesús, a la Iglesia, encontré lo que buscaba, la felicidad. Vivo esta fuerte relación con Dios, cada día más y más. Con Él mi vida es dulce. También puede ser difícil a veces, porque las cosas no siempre salen como me gustaría. Pero lo que es cierto es que ya no podría vivir sin Dios. Si no fuera por él, sería una anciana amargada y divorciada.
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Fe y Moral
Sexo, cuerpo y amor: Las reflexiones de Christopher West a la luz de las enseñanzas de un Papa santo
Un dramático viaje a las profundidades de la trata y prostitución donde una monja siembra esperanza
"Cuasimodo" en Chile: A un año de reconocer los daños causados por delitos de abuso
Un hombre enviciado en las apuestas y la prostitución dice que leyendo un libro sobre la Virgen inició su liberación
A Marion le gustaba el cura y se enamoró de Dios: "Desde esa peregrinación dejé de tomar drogas duras"
Dos hombres en un bar hablaron de su adicción al porno y hubo consecuencias
Un adepto a santeros que traficó cocaína en los muelles de Miami regresa a Dios por la Virgen de Medjugorge
"Hermanas de azul" defienden la dignidad de mujeres violadas
Sin rigor ético algunos medios de comunicación manipulan emociones con el dolor para validar la eutanasia
Heridas de infancia: "Desde muy pequeño soñaba que el demonio me perseguía"


Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 La Virgen de Chiquinquirá salvó la vocación sacerdotal de fray Carlos Alzate, actual rector de su Santuario
2 El islam es una amenaza. Así lo percibe la mayoría de los alemanes según revela un estudio recién publicado
3 Sociólogo José Pérez Adán constata fenómeno mundial: "Nunca antes en la historia tanta gente iba a ver a la Virgen"
4 Renovación moral de nuestra sociedad
5 La cruz, con ´Medalla de San Benito´, escudo y arma centenaria de los exorcistas
6 El niño, en la época alrededor de la Primera Comunión
7 Muerte digna
8 La actualidad de un sermón anglicano
9 La Carmelita, Reina y Madre de la Fe
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |