Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 4 de agosto de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Virgen de la Medalla Milagrosa

Virgen de la Medalla Milagrosa
Actualizado 3 diciembre 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Miguel Manzanera, S.J   


Una de las devociones marianas más extendidas en la Iglesia Católica es “Virgen de la Medalla Milagrosa” que se celebra el 27 de noviembre, muy cercana al inicio litúrgico del adviento. El origen de esta devoción se sitúa en París cuando Sor Catalina Labouré, joven de 24 años que se preparaba para ingresar en las Hijas de la Caridad.

Dios se complació en ella y le ofreció varias visiones místicas. En 1830 la Virgen María se apareció a Catalina con una túnica blanca y un velo del mismo color que le cubría desde su cabeza hasta los pies. Su rostro era bellísimo. Los dedos de la Virgen portaban anillos con piedras preciosas que brillaban y alumbraban en toda dirección. A la altura del corazón sus manos portaban un globo pequeño luciente, coronado con una crucecita, que luego desaparecería.

María extendió sus brazos abiertos de los que brotaban rayos de luz que caían sobre una esfera blanca que era la tierra. Los pies de la Virgen aplastaban la cabeza de una serpiente. Para los judíos y los cristianos la serpiente personifica a Satanás y a las fuerzas del mal. María dijo entonces a Sor Catalina: "Esta esfera que has visto es el mundo entero donde viven mis hijos, especialmente Francia y cada alma en particular”.

“Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre. Me siento tan contenta de poder ayudar a los hijos que me imploran protección. ¡Pero hay tantos que nunca me invocan! Y muchos de estos rayos preciosos quedan perdidos, porque me rezan pocas veces". De pronto en torno a la Virgen se formó una aureola semicírcular desde la mano derecha a la mano izquierda con estas palabras: "¡Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Ti!".

La medalla ovalada giró media vuelta y en el reverso estaba la Cruz sobre una barra horizontal atravesando la letra M, significando a María. Un poco más abajo estaban el Corazón de Jesús, circundado con una corona de espinas, y a su izquierda el Corazón de la Virgen María, traspasado por una espada. Alrededor de la medalla había doce estrellas, representando a las 12 tribus de Israel y a los 12 apóstoles iniciales de la Iglesia. La manifestación se repitió entre fines de diciembre de 1830 y principios de enero de 1831.

Catalina oyó una voz que le decía: "Hay que acuñar una medalla semejante a lo que estás viendo. Todas las personas que la lleven, sentirán mi protección". Catalina preguntó a la Virgen cómo debía hacer la medalla. Ella le contestó que hablase con su confesor, el Padre Juan María Aladel, “Él es mi servidor”. Éste, al principio, no creyó a Catalina. Sin embargo, después de dos años, finalmente fue donde el Arzobispo, quien el 20 de junio de 1832 ordenó acuñar dos mil medallas.

Cuando Catalina recibió de manos del sacerdote una parte de estas primeras medallas, exclamó: “Ahora debe ser propagada”. La difusión de la devoción a la medalla se llevó a cabo tan rápidamente que fue considerada un milagro en sí mismo. Al inicio se la llamaba “Medalla de la Inmaculada Concepción”, pero luego, al expandirse la devoción y realizarse muchos milagros, pasó a ser invocada como “Medalla Milagrosa”. Nadie, salvo el director espiritual, conocía la proveniencia de la medalla.

Ya en 1876 Catalina sintió la convicción espiritual de que moriría antes del fin del año. La Virgen le autorizó hablar, rompiendo el silencio de cuarenta y seis años. Catalina, hablando a la Superiora del convento, le reveló que se le apareció la Santísima Virgen. El último día de 1876 falleció Catalina para encontrarse una vez más en los brazos de María, esta vez, sin embargo, en el cielo. La Superiora ordenó difundir el origen de la Medalla Milagrosa.

La medalla nos revela que María es inmaculada ya desde su concepción, dogma decretado por San Pío IX en 1854. Este privilegio mariano se dio en previsión de los méritos de la posterior Pasión de Jesucristo y muestra ya el inmenso poder de la Virgen para interceder por quienes le rezan. Ella, la llena de la Santa Rúaj (Espíritu), toma parte en el combate espiritual contra el mal, cuyo campo de batalla es nuestro mundo. Nos invita a entrar nosotros en la lógica de Dios que no es la lógica del mundo.

Ojalá esta devoción de la Medalla Milagrosa se expanda entre los católicos y también entre otros cristianos, judíos y musulmanes. De esta manera comprenderemos mejor a Dios como la Familia Trinitaria que ha creado a toda la humanidad para que sea su propia familia que brota de la unión de los Corazones de Jesús y de María, derrotando al maligno, al  tentador que busca destruir el maravilloso plan divino.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
A no cerrar nuestras puertas
Satanás entre nosotros
«El PCCh hackeó computadoras pertenecientes al Vaticano»
Una pasión tiránica
El derecho sagrado de sentirse humano
El Partido Comunista Chino anuncia una gran purga interna
Satanás y la familia
Ese Job que llevamos dentro
Mariano de Cavia, el periodista que creía en la Virgen del Pilar
El Covid y la Resurrección

RSS
P. Miguel Manzanera, S.J es Director del Instituto de Bioetica de la Universidad Católica de Cochabamba Bolivia.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2014 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Líder de la A.I.E. reconoce la frágil preparación de algunos sacerdotes exorcistas
2 El dióxido de cloro o MMS: sustancia peligrosa con la que han intentado engañar incluso al Papa Francisco
3 ¡Un joven cura relata su impactante experiencia mística con Cristo Eucaristía!
4 Respaldo del Papa Francisco a Medjugorje. Envía por primera vez mensaje a los jóvenes reunidos en su "Festival" anual
5 "Gus", el heroico esclavo afroamericano que luchó con fe por la libertad y el derecho de los negros a ser sacerdotes
6 Una pasión tiránica
7 Maligno abuso de brujos, videntes y santeros que intentan apropiarse de los santos católicos
8 Satanás entre nosotros
9 WhatsApp lo puso en contacto con la fe, pero solo al Confesarse y Adorando conoció la "auténtica libertad"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |